domingo, 21 de agosto de 2016

'Negacionismo del Holocausto': ¿quién tiene la razón?












 La ilustración es una carnada para atraer escépticos deseosos de ver derrotados a los malvados neonazis que se atreven a cuestionarlos.

 En los últimos años, ha despertado una oposición candente ante la creciente corriente de estudios llamada 'revisionismo histórico', la cual busca revisar algunos hechos de la Historia para comprobar si realmente sucedieron de equis manera o no. Esta ferviente negativa a aceptar el revisionismo, más específicamente, en cuanto al tema del Holocausto judío, proviene de círculos sociales virtuales llamados 'escépticos'. Los escépticos son personas que tratan de acercarse a la verdad mediante la ciencia, combatiendo dogmas religiosos, pero con mayor fuerza, cada vez más, a las seudociencias (medicina 'alternativa', acupuntura, quiropráctica, psicoanálisis, etc.) y a los que promueven teorías de la conspiración (transgénicos, OVNIs, illuminatis, etc.).

 Los escépticos tienden a etiquetar a los revisionistas (la palabra hace referencia a los intelectuales que reestudian seriamente la Historia, pero por ahora vamos a utilizarla para etiquetar a quienes la cuestionan, es decir, también a la gente de las bases) del Holocausto con palabras como: 'negacionista', 'neonazi', etc. E incluso, los suelen colocar en la misma categoría de quienes promueven teorías de la conspiración: 'conspiranoicos'.

 Al final, ¿quién tiene la razón? ¿Ocurrió el Holocausto judío o no? Bueno, este es uno de los temas más polémicos de Internet, y cuando se lo pone en la mesa del debate, siempre hay todo un contexto por detrás: si hablás del Holocausto, también tenés que hablar sobre el Tercer Reich, la Segunda Guerra Mundial (SGM), la propaganda, la contrapropaganda, Hollywood, Israel, el NSDAP, la izquierda, la derecha, los movimientos de Tercera Posición (fascismo, falangismo, etc.), el capitalismo, el comunismo, la cuestión judía, los masones, cómo han sido históricamente vistos los judíos, cómo se benefician hoy en día del asunto, los partidos nacionalistas de la Europa Contemporánea, la degeneración de la sociedad, la rivalidad entre Occidente y el Islam, el posmode...

 Lo mismo pasa en otras situaciones comunicativas: si hablás de alguna película de Leni Riefenstahl (quien filmó para el Tercer Reich), tenés que hablar del Holocausto, y así el círculo vicioso se repite. Como ves, el menú de temas que arrastra el Holocausto judío es inmenso, y esto es precisamente porque se ha vuelto parte de la cultura popular (al menos en Occidente). El sufrimiento judío y la maldad de nacional-socialismo alemán han sido aceptados como verdad absoluta desde el fin de la SGM. Es imposible que sea una total mentira, pero tampoco es que la cosa haya sido tan exagerada (jabones y lámparas hechos de piel humana, ¡vaya!).

 A lo largo de estos párrafos vamos a abordar el asunto en los siguientes subtemas:

- Holocausto: teoría de la conspiración
- Si era mentira, ¿por qué tanta gente lo creyó?
- La lógica de los anti-revisionistas
- ¿Es posible saber realmente qué sucedió?
- Veredicto

domingo, 14 de agosto de 2016

¿Ser o no ser?: Ñoño


 ¡Ah! La universidad, una etapa de mayor libertad que la escuela, en la que el adolescente encuentra un ambiente perfecto para desarrollarse en toda su plenitud. Los horarios y docentes se pueden elegir, los 'recreos' también, ya no te penalizan por faltarte (dependiendo de la metodología del profesor, claro), ya queda atrás la carga de tener que vestir igual que todos tus compañeros... en fin, un montón de elementos que hacen tan hermosa a esta parte de la juventud.