domingo, 13 de marzo de 2016

¿Es posible defender tus ideas con ciencia?



 A lo largo y ancho de Internet, he notado que hay mucha gente apasionada por dar discursos bonitos: se la pasan comentando sobre lo hermosa que es su ideología y lo genial que sería que la adoptáramos también. En ciertos casos (minoría, pero importantes), la oratoria de estos individuos suena tan convincente, que nos preguntamos qué hacen dedicándonos su valioso tiempo detrás de una pantalla en vez de salir a las calles a movilizar militantes.

 Utilizar la retórica para convencer a las personas puede una herramienta eficaz, pero se siente mucho mejor cuando nuestras palabras están respaldadas por hechos, no por simples pajas mentales que distan mucho de la realidad. Ya sea el sentimentalismo ridículo de los progres, la envidia proletaria de los trotskos, la nostalgia irracional de los neonazis o la mano invisible de los derechairos: cualquier discurso que no esté respaldado con pruebas carece de seriedad y debe ser siempre percibido con cautela.

domingo, 6 de marzo de 2016

Deberes vs. derechos


 Tenía pendiente desarrollar este tema desde hace tiempo, y creo que ya es hora de concretar algunos puntos al respecto. La época en la que vivimos es caldo de cultivo para ideas de dudosa procedencia, vale decir, el culto a los derechos y las libertades, pero más que eso, es una deformación de dichos conceptos, que nada tiene que ver con su planteamiento original.

 Todo el tiempo vemos en los medios de comunicación que se trata con mucho énfasis y fanatismo el tema de los derechos y libertades, valiéndose de un lenguaje manipulador que solo transmite verdades a medias con polvito mágico de hadas para darle un adorno espectacular. Para la propaganda progre, todos los países donde se acepte a sus grupos de presión sin cuestionar, vale decir, feministas (las modernas), homosexualistas y demás extremistas, constituye 'un ejemplo a seguir del respeto a los derechos humanos'. Sin embargo, aquellas naciones que osen cuestionar su virulenta y asquerosa forma de pensar, son 'dictatoriales' y 'autoritarios', es decir, lugares donde es necesario ir a sembrar democracia con 500 toneladas de misiles.