domingo, 7 de febrero de 2016

Guía básica de investigación en Internet


 Anteriormente, había prometido que haría esto. Hoy, luego de 6 semanas, finalmente lo he concluido, y aquí lo presento ante usted, señor lector:

Introducción


 En nuestra época, es evidente que existe una guerra informativa a nivel mundial, tanto en la vida real como en la virtual. Por ejemplo, la gente no sabe si creerle a CNN o a RT, o en qué cosas creerle a uno y en qué a otro. Lo cierto es que el segundo dilema es más coherente que el primero, porque nadie puede garantizarnos al 100% que tiene la verdad: somos seres humanos; por tanto, la cuestión no es si tal o cual medio miente o no, sino qué tanto lo hace.

 En esta guía, elaborada en 2 partes, nos centraremos más en la guerra informativa a nivel virtual, puesto que Internet se ha convertido en todo un icono de la libertad de expresión, dando voz a quienes poco se les permite hablar, combatiendo así el monopolio informativo que intentan ejercer algunos en la vida real. El objetivo de estos párrafos es dotar al internauta de ciertas pautas básicas para que pueda emprender una correcta búsqueda de la verdad; recordando, sin embargo, que Internet no es el único medio por el cual nos podemos enterar de las cosas, sino más bien que existe todo un mundo para explorar más allá.

 ADVERTENCIA: Por consiguiente, esta entrada no pretende servir como guía de investigación académica (o al menos no exclusivamente), eso es totalmente distinto a la investigación, digamos, informal. Mientras la primera se utiliza para trabajos prácticos de la escuela o universidad, la segunda es aquella que realizamos cotidianamente, como seres humanos gustosos de informarse sobre ciertas cosas día a día, por voluntad propia.

 LO MALO: Debo disculparme porque, si bien prometí (implícitamente) una especie de 'guía para no confundirse', es decir, para personas que no se dedicarán a la investigación, sino que quieren estar más seguros de que las cosillas que leen de vez en cuando por ahí son verdad, no puedo garantizar un nivel de superficialidad tal. Tendría que ser un experto en periodismo de investigación o algo por el estilo para poder dedicarme a semejante empresa; es decir, ser capaz de ayudar a otros a identificar con mayor exactitud las falsedades.

 Por consiguiente, advierto de antemano que no soy ningún experto, ni me considero autoridad en el tema. Pero en mi facultad de indagador empírico y estudiante de Ciencias de la Comunicación, tengo la convicción de que puedo aportar algo a este vacío del cual poco o nada he encontrado en Internet.

★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★

 A continuación, una tabla de contenido:

Primera parte: reflexiones previas

1. Importancia de la investigación 'informal'
1.1. La necesidad de estar correctamente informados
1.2. El boom de las teorías de la conspiración
1.3. Margen de error: la imperfección del registro de las acciones humanas
2. Prejuicios y preconcepciones
2.1. Nadie es totalmente bueno ni malo
2.2. PERO…La importancia de la ideología
3. Notificando al productor del contenido
3.1. ¿Notificarle o no?
3.2. ¡Me bloquearon! / ¡Borraron mis comentarios!
3.3. La denuncia a terceros: ¿sí o no?

Segunda parte: la guía propiamente dicha

4. Capitán obvio: en quién no confiar
5. Mundo virtual: en quién sí confiar
6. La búsqueda
6.1. Palabras clave, códigos y pautas básicas
6.2. Buscadores
7. Tipos de fuentes
7.1. Terciarias
7.2. Secundarias
7.3. Primarias


 Si querés, podes saltarte la primera parte para ir directo al grano en la segunda; mas no lo recomiendo, porque es vital que comprendás ciertas cosas antes de emprender cualquier búsqueda de la verdad. Si querés enfocarte en el tema de la lectura rápida de cosas en Internet, es decir, cómo saber a primera vista quién está en lo correcto y quién no, andate directo a los siguientes puntos: 1.2, 4, 5 y todos los 6.

★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★


PRIMERA PARTE — REFLEXIONES PREVIAS


1. Importancia de la investigación 'informal'



 He decidido llamarla 'informal', entre comillas, porque el término «investigación informal» propiamente dicho pertenece al campo del marketing. El tipo de indagación al que me referiré a lo largo de estos párrafos tiene algo más que ver con cosas como: «¿Qué es lo que veo? Este tipo acaba de postear una imagen donde dice que en realidad no es necesario beber 6 litros diarios de agua, veré qué tan cierto es». En resumen: información cotidiana, del diario vivir.

1.1. La necesidad de estar correctamente informados


 La información es, en efecto, una necesidad: no podemos sentirnos seguros si no sabemos que tal o cual cosa que nos dijeron, que leímos o que vimos es verdad o mentira. Dependiendo de qué tan correctos sean los datos que tengamos de algo, podemos cometer los actos de bondad más loables o los actos más viles.

 En esta época tan especial, donde llevamos la vida más acelerada que el ser humano haya experimentado jamás en la Historia, requerimos de noticias breves y concisas, pero muchas veces se les pasa la mano a los responsables de comunicarnos los hechos, de modo que no cumplen con el tercer requisito: la veracidad.

 Puede que a veces sea algo no intencional el informar cosas falsas debido a la urgencia de ser los primeros en informar; en sí, es un tema complejo, y tiene mucho que ver con la naturaleza humana: la necesidad de sentirse en un grupo. Redes nacionales e internacionales de periodistas y corresponsales se forman, se crean vínculos de confianza, tal y cual fuente debe ser consultada por mi agencia cuando nos enteremos de algo relevante. No importa que X agencia esté informando de algo falso, como es mi amiga, tengo que consultarla como fuente, ya que no confío en otras.

 Desde la desintegración de la Unión Soviética, el mundo, al menos en su mayoría, ha virado hacia una unipolaridad ideológica con base en Estados Unidos: los que criticaban al statu quo no tenían voz ni voto, o eran ignorados. En los últimos años, el 'mundo libre' ha desarrollado naturalmente una multipolaridad de fuentes de información, no solo en lo político, sino también en otros ámbitos. En cuanto a lo primero, una vez alivianado el comunismo en 'socialdemocracia', eliminado por tanto de la rivalidad bipolar con el capitalismo estadounidense, se populariza una nueva corriente llamada Cuarta Posición o Cuarta Teoría Política. En cuanto a lo segundo, surge una nueva ola aparentemente apolítica, principalmente de jóvenes que, cansados de tantas peleas entre países, buscan refugiarse en diversas actividades aficionadas y profesionales: la ciencia, la escritura, los videojuegos, etc., amparados por lo que parecía un mundo estable bajo el paraguas del capitalismo.

 Entonces, deducimos que esta guerra informativa no es solo entre neoliberal-socialdemócratas contra cuartoposicionistas (y los casi invisibles tercerposicionistas), sino también entre los jóvenes prosistema apolíticos y los antisistema; a estos últimos se los conoce bajo la etiqueta general de 'conspiranoicos'. Hay buenos y malos ejemplos de ambos bandos, pero es difícil identificarlos, en especial si uno no está consciente de que existe evidentemente una lucha.

 Estas batallas por ver quién tiene la razón suelen confundirnos mucho, y es algo extremandamente frustrante, en especial cuando todos tenemos cosas que hacer: estudiar, trabajar, salir adelante. ¿Quién diantres va a tener tiempo para averiguar si lo de Siria es una guerra civil o invasión encubierta? Lo peor es que uno no puede eludir el sentir curiosidad o ganas de informarse por estos hechos internacionales porque, si bien nuestros países hispanohablantes están muy lejos de aquellos en Medio Oriente (en este caso) y prácticamente nos debería importar un comino su situación, el mundo hoy está más conectado que nunca, y nos acercamos más y más a la cuestionable idea de la 'aldea global'.

 No obstante, no todo está perdido: las verdades absolutas pueden no existir, mas todos tenemos la necesidad de creer en una verdad. Es aquí donde tenemos que hacer la DIFERENCIA CLAVE entre imparcialidad y objetividad. Imparcialidad es no satisfacer a ningún bando, sino ver ambas caras de la moneda, mientras que objetividad es guiarse por la evidencia hasta los resultados. Muchos creen que ambas son la misma cosa, pero no es así; la primera es una creencia de tendencias relativistas, y la segunda un método para hallar la verdad.

 EJEMPLO CLARO: si la evidencia dice que tal o cual genocidio bajo algún régimen comunista efectivamente existió, significa que así lo fue, pero muchos comunistas tratarán de negarlo, creyendo que eso significa un ataque total a sus creencias, cuando en realidad es solo la existencia de genocidios y no la invalidez de la ideología por completo. Empero, no termina ahí, porque muchos capitalistas tratarán de apropiarse de esa evidencia para atacar al comunismo, aprovechándose de esa verdad para magnificar los datos y hacer un escándalo político sobre ello. En consecuencia, siguen el razonamiento "si 'b' es verdad, entonces 'B' está equivocado y 'A' tiene la razón", cuando en realidad debería ser "si 'b' es verdad, entonces hay que condenarlo". Sentido común.

1.2. El boom de las teorías de la conspiración


 Se podría decir que, durante los últimos 15 años, Internet no solo ha potenciado una comunicación más rápida entre seres humanos, sino también la creencia en una o más teorías de la conspiración. La definición de 'teoría de la conspiración' más acertada es, quizá, la citada por Michael J. Wood, Karen M. Douglas, y Robbie M. Sutton, psicólogos de la Universidad de Kent, en su artículo titulado Dead and Alive: Beliefs in Contradictory Conspiracy Theories, (Creencias contradictorias en teorías de la conspiración):
«Es la suposición de un complot entre personas u organizaciones poderosas que colaboran en secreto para alcanzar un/os objetivo/s (por lo general siniestros). Esta suposición es "notoriamente resistente a la refutación" y tiene "nuevas capas de conspiración que se añaden para racionalizar cada nueva evidencia des-confirmatoria". Una vez que uno se cree que una amplia y siniestra conspiración ha podido llevarse a cabo en un secreto casi perfecto ¿por qué no creer que otras conspiraciones también son posibles? Asumiendo este paradigma cabalístico, las conspiraciones pueden convertirse en la "explicación por defecto" para cualquier evento: una cosmovisión unitaria y cerrada en las que las creencias se unen en una red de apoyo mutuo conocida como "Sistema Monolítico de Creencias".»
 Entre las 'teorías de la conspiración' (o al menos consideradas todas así por los prosistema) más populares están las basadas en las siguientes afirmaciónes:
  • Los siguientes eventos fueron autoatentados: el del 11-S del 2001, Boston 2013, París 2015, etcétera.
  • El Holocausto, definido como el asesinato de 6 millones de judíos a manos de soldados alemanes en cámaras de gas dentro de campos de concentración, no existió en realidad.
  • Los judíos sionistas elaboraron un plan de dominación mundial detallado en los Protocolos de los sabios de Sión.
  • El hombre nunca llegó a la Luna, EEUU construyó el escenario de aterrizaje para la misión Apolo 11 y engañó al mundo entero en 1969.
  • Todos los gobiernos nos ocultan información sobre los extraterrestres y sus naves espaciales.
  • Muchos aviones dejan chorros químicos (chemtrails) intencionalmente tras de sí, lo cual forma parte de un misterioso plan de alteración del aire con fines oscuros.
  • Los transgénicos y Organismos Genéticamente Modificados (OGM) son malos para la salud y producen cáncer.
  • La mayoría de las compañías farmacéuticas nos mienten y negocian con la cura a nuestras enfermedades.
  • La homeopatía y la medicina alternativa son opciones eficaces frente al monopolio de las supuestas curas a enfermedades.
  • El calentamiento global es un mito creado para controlar a las masas.
  • Los illuminati controlan a todos los gobiernos y medios de comunicación.
  • Los masones controlan a todos los gobiernos y medios de comunicación.
  • Las élites de izquierda controlan a todos los gobiernos y medios de comunicación.
  • Existen extraterrestres (reptilianos/annunaki) infiltrados en los altos mandos del poderío mundial.
  • Vivimos en una Matrix, todo es una mentira.
 Mucha gente se pregunta: «Bueno, ¿entonces las teorías de la conspiración son todas verdad o todas mentira?». Si llegan a la primera conclusión, creen en cualquier explicación de los eventos alternativa a la oficial; si llegan a la segunda, rechazan cualquiera de ellas. Este es precisamente el problema fundamental a la hora de confirmar o rechazar la veracidad de dichas teorías: antes de preguntarnos si son ciertas o falsas, debemos preguntarnos cuáles son ciertas y cuáles son falsas; luego, preguntarnos hasta qué punto X teoría es cierta y hasta qué punto es falsa.

 Por ejemplo, cualquiera pensaría que los Protocolos de los sabios de Sión conforman un documento falso, tomando en cuenta, además, que su autoría se dejó en el anonimato. Empero, si consultamos con El judío internacional, de Henry Ford, llegaremos a la conclusión de que lo que importa no es si el documento exprese planes intencionales o no (de los judíos sionistas), sino que las cosas allí expresadas, según asevera él, se han estado cumpliendo en la realidad (aunque, por lógica, si se están cumpliendo es porque efectivamente alguien lo planeó antes, confirmando que el documento no es falso). No obstante, prefiero evitar arriesgarme a afirmar que todo en los protocolos es verdad, así que dejo a voluntad de cada quién el comprobar los hechos por cuenta propia.

 Muchos de los que critican a quienes creen en estas teorías tienden a generalizar, al punto que tachan de 'conspiranoico' a cualquiera que dude de la versión oficial de X asunto. Lo curioso es que estas personas, mayormente cientificistas y liberales, también promueven la 'tolerancia' a las ideas ajenas y la 'destrucción de los prejuicios', con máximas como 'abre tu mente a la ciencia', pero a la hora de tratar el tema de las teorías de la conspiración prefieren estereotipar a todos sus creyentes, con el uso de los atajos mentales (prejuicios) que tanto dicen odiar.

 Con todo, tampoco podemos santificar a los 'conspiranoicos': si bien es cierto que Internet ha contribuido al pensamiento escéptico en las últimas dos décadas, en sus extremos lleva a la locura y estupidez por incitarnos a creer cualquier bobada; aunque, lo único que ha hecho este medio de comunicación es popularizar estas teorías. Entonces, debemos recordar 2 cosas importantes:
  1. Una teoría es una afirmación basada en algo que se ha comprobado o investigado; si no se hubiera experimentado nada, quedaría en hipótesis, es decir, especulación y delirios imaginativos.
  2. No fueron formuladas todas recientemente, ya desde mucho antes de que se creara o popularizara Internet, la gente ha creído en ellas.
 Respecto al primer punto, eso no significa que todas las denominadas 'teorías de la conspiración' sean hechos con pruebas factibles de respaldo. Algunas son llamadas así pero no son más que meras hipotesis, sobre todo las que implican extraterrestres en los hechos mundiales. Lo cierto es que se ha banalizado la palabra 'teoría', al punto que es probable que más de la mitad de los casos, quienes hablan de teorías (fuera del ámbito científico profesional, donde se aplica estrictamente esta diferencia) no esté hablando más que de meras hipótesis.

 En cuanto a lo segundo, podemos citar algunas películas que reflejan estas creencias en el pasado, antes que la 'generación de los internautas' cobrara fuerza o siquiera empezara. Muchos filmes sobre teorías conspirativas que te nombrarán en sitios web son hechos por gente prosistema que aparenta ser antisistema, como más o menos este:


Conspiración (1997).

 Se trata sobre Jerry, un taxista que habla de conspiraciones todo el tiempo con sus pasajeros; un día, conoce a Alice, alguien a quien considera apta para contarle todas estas cosas con mayor confianza, pero pronto la élite los intentará amenazar y amedrentar, por lo que ellos deberán ingeniárselas para escapar. En cierta parte, el protagonista menciona a la masonería como responsable de algunos males del mundo, pero no pasa de ahí. El punto es que cintas como esta no reflejan la verdadera naturaleza de las teorías de la conspiración, o intentan despegar pero no pueden, tal vez por miedo a las amenazas. Además, Conspiracy Theory nos muestra al prota como un tipo paranoico y poco confiable (aunque, al final, el muy conspiranoico termina teniendo razón). De todos modos, lo rescatable es que aquí actúa Mel Gibson, y ya sabemos lo poco bien que cae él a las élites de Hollywood.

 Ahora bien, algunos filmes antisistema interesantes, hechos por verdaderos antisistema, son los siguientes:


Fuerzas Ocultas (1943).


 Hecha en la Francia ocupada por el Tercer Reich, posee una trama simple, pero de desarrollo revelador, debido a su impactante composición visual:
 «Las primeras escenas de la película fueron rodadas dentro de la Asamblea Francesa: los diputados graznan y aúllan, como animales de un zoológico. Uno de los diputados parece decir algo razonable: pide la unión de los franceses por encima de los partidos, más allá de la derecha y de la izquierda, exige un esfuerzo por alcanzar un régimen de justicia social. Su actitud llama la atención de otros diputados masones que le invitan a ingresar en la logia. Duda, pero finalmente, ignorando exactamente qué era la masonería, termina integrándose. Lo esencial de la película –y lo que la justifica– es precisamente, que, por primera vez se reprodujo una ceremonia de iniciación masónica, con todo detalle, algo inédito hasta entonces. Marqués-Riviére podía reproducirla porque él mismo había sido iniciado en las logias a finales de los años 20.»


El judío Süß (1940).

 Narra la trampa que le metió el judío Joseph Süß Oppenheimer al duque Carlos Alejandro de Wurtemberg, entre 1732 y 1738. Según Wikipedia, «muestra a los judíos desde una óptica antisemita, representándolos como seres físicamente poco agraciados, manipuladores, materialistas, inmorales y taimados, de acuerdo con los estereotipos nazis». Sin embargo, lo que no nos cuenta es que estos estereotipos no son 'nazis', sino que vienen desde siglos atrás. El 'antisemitismo' ha estado muy presente en el pensamiento europeo antes que Hitler siquiera nazca, desde en las críticas de Dostoievsky hasta en la célebre frase de Schopenhauer: «El judío es el maestro de la mentira». Claro que, esto no quiere decir que todos los judíos sean malos, recordemos que el objetivo de esta sección del post es analizar un poco el tema de las teorías de la conspiración, no confirmarlas o refutarlas.


Angel Cop (1989).

 ¡¿Qué! ¡¿Los japoneses?!, ¡¿conspiranoicos?! Sí, ¿quién lo hubiera imaginado, verdad? Este anime trata sobre la nación nipona en un futuro, donde jóvenes comunistas promueven el terrorismo, y son combatidos por las fuerzas especiales Angel. A su vez, otro grupo, llamado Hunters, asesina a estos criminales pero de manera más brutal y de manera independiente. Por tanto, deberán enfrentarse los 2 extremistas contra nuestros protas nacionalistas.

 Esta serie de 6 OVAs quizá no sea buena como obra audiovisual, pero no deja de ser interesante y de enorme valor para quienes estudian este tipo de temas. Enfrenta a 4 bandos diferentes: los capitalistas, los comunistas, los nacionalistas y los extremistas. Las partes clave, donde se revela quién está detrás de todo, son el tercer y sexto episodio, los cuales lamentablemente han sido censurados en Internet, y por censurados me refiero a que cambian los subtítulos y no llaman a los culpables por su nombre: en vez de 'judíos', los Fansub ponen 'capitalistas americanos', cuando en el audio se escucha claramente 'yudaya', es decir, judíos.

 Por ello, me encargué personalmente de cambiar esas partes y subirlas, en nombre de la libertad de expresión (si alguien quiere bajarlas y resubirlas a otro sitio, señalando explícitamente que es la versión sin censura, puede hacerlo):


 He visto que casi todas las reseñas de Angel Cop que hay la condenan no solo por ser 'mala', sino por ser antisemita, racista y etcétera, etcétera, etcétera. ¡Ups! Pero cuando una serie o película habla mal de los cristianos, todos la alaban: «¡Ooh! Esta trama deja al descubierto el lado oscuro de la Iglesia Católica, tan corrupta y mentirosa como es en la realidad, le daré 10/10»

¡¿ENTONCES?!

 A fin de cuentas, ¿qué teorías de la conspiración son más o menos ciertas y cuáles mienten a más no poder? No lo sé, eso tendrás que averiguarlo por tu propia cuenta. Lo que SÍ te puedo asegurar, a partir de mi limitada pero válida experiencia, es que cualquier cosa relacionada específicamente con OVNIs, alienígenas ancestrales, reptiles y fuerzas sobrehumanas no dispone de pruebas convincentes, más que de simple especulación e imaginación paranoica.

 ¿Cómo se explica esto? Fácil: no hay absolutamente nadie vivo en este planeta que apoye la idea de que los extraterrestres o los illuminati nos gobiernen (y si los hay, son locos o gente que se hace la burla de los 'conspiranoicos' y hace apología de esos 'gobernantes' for the lulz). Lo que sí hay es personas que apoyan a la masonería y al sionismo (o judería internacional), razón por la cual es más probable que estos últimos organicen conspiraciones para obtener el poder que los primeros inexistentes.

1.3. Margen de error: la imperfección del registro de las acciones humanas


 Cuando lo que leemos no tiene fuentes de respaldo, pero el autor asevera su veracidad, es difícil creerle del todo, porque lo normal es que quien afirma estar brindándonos datos reveladores sobre temas de importancia (más que todo implícitamente) tenga pruebas de respaldo. Esto se debe, amigo mío, a la nula omnipresencia de medios capaces de registrar lo que acontece a nuestro alrededor; es decir, no podemos tener pruebas objetivas para todo. Es más, si tuviéramos esas pruebas, sería más o menos fácil saber qué es verdad y qué mentira, pero estaríamos hablando de una dictadura orwelliana donde no existe la privacidad, o sea, donde todo se registra. Este conflicto entre la existencia y ausencia de medios de registro da para todo un tratado filosófico, sociológico, psicológico o científico acerca del tema, pero trataré de resumir unas cuantas ideas al respecto, para dar cuenta de la dimensión de la cuestión.

 ¿Registrar o no registrar?, ¿es ético esto?, ¿tomo fotos?, ¿grabo?, ¿está bien que otros me graben a mí?, ¿está bien que nos tomemos muchas fotos? ¿todo el tiempo?... El desarrollo de sistemas de vigilancia ha ido de la mano con el aumento de desconfianza entre persona y persona: necesitamos cámaras para enfrentar la delincuencia, necesitamos celulares con servicio veloz de mensajería para pedir auxilio ante el peligro. ¿Qué hace falta para que lo malo no avance al mismo tiempo que lo bueno? Educación, valores, ética. Este es un tema que prefiero desarrollar en otra ocasión, así que por ahora nos centraremos en la acción de registrar.

 Naturalmente, necesitamos pruebas para convencer a la otra persona de algo que queremos decir, sobre todo si es alguien desconocido. En cuanto a los amigos, es normal que ellos confíen en nuestra palabra sin exigir evidencia, pues hay todo un historial detrás: hemos compartido experiencias, adquirido reputación de credibilidad el uno para el otro, y tenido una larga trayectoria de relación social consolidada. Empero, cuando alguien que no es nuestro amigo nos cuenta algo importante que sucedió, ¿podemos creerle?, ¿y si se trata de un ladrón escapándose?, ¿o de un incendio en un pueblo cercano y deshabitado?

 Pongamos un ejemplo más claro: leí el libro X del historiador Juan Pérez. Él se documentó en otros libros de Historia, que fueron citados en la correspondiente sección de 'bibliografía'. Voy y busco todos y cada uno de ellos, ¡sorpresa!, también están basados en otros libros de Historia, y así, busco y requete busco hasta el final. Lo que quería encontrar era si el rey Fulano dijo o no cierta frase, y resulta que la frase estaba respaldada por el testimonio de un campesino que escuchaba al monarca entre el público, hace cientos de años; entonces, él contó esto al historiador Mengano, quien lo encontró por casualidad, y entonces Mengano registró el testimonio, dándolo por verdadero. Así, historiador tras historiador, siglo tras siglo, fue atribuyendo dicha frase al rey, confiando en el testimonio del campesino, relatado en el libro de Mengano. En esa época no había grabadoras, no había cámaras, solo el papel y la pluma. ¿Y si en realidad el monarca nunca dijo eso?

 Esto lo quiero proponer como una reflexión, para darnos cuenta de que habrá momentos en los que tendremos que confiar ciegamente, porque no todo el tiempo tendremos algo a mano para grabar lo sucedido ni los medios para comprobarlo. PERO, he aquí un punto crucial: dicha confianza se justifica más con desconocidos que gocen de credibilidad y con conocidos, amigos o parientes, mas no con un desconocido cualquiera.

 En añadidura, existe otro punto crucial a tomar en cuenta, y es el de la complementación entre registros. Digamos que todos los medios de comunicación dan la noticia de que el joven Fulano de Tal golpeó a un inmigrante en un lugar con mucha gente. La fuente de respaldo es una grabación hecha con una cámara de teléfono celular. Todos lo dan por hecho y condenan a Fulano. Unos días después, alguien sube otra grabación distinta del mismo hecho, y resulta que este testigo registró el incidente desde otro ángulo: la víctima tenía una bandera del Estado Islámico en la espalda, y había entregado folletos a la gente a su alrededor, haciendo propaganda para este grupo terrorista. La primera grabación dura menos de 1 minuto y la segunda dura 2 minutos (porque se vio que el tipo entregaba los folletos).

 'Tú y tus ejemplos de mierda'. Lo sé, pero así quiero demostrar que efectivamente es posible llegar a la verdad, no conformándose con una fuente, sino revisando otra de respaldo para ver en qué coinciden ambas y en qué difieren. Pero, como ya sabemos, no siempre vamos a disponer de estas fuentes, porque no podemos grabarlo todo: sería poco ético, y haría falta una sociedad archiincrédula obsesionada con la exigencia de evidencia, al punto de instalar cámaras en todos lados.



 Una experiencia personal: hace tiempo, discutiendo con una feminista en 'La Pública', un grupo liberal de Facebook de mi país, comenté sobre los vínculos que tenía el feminismo con otras organizaciones de dudoso financiamiento, pero la chica eliminó sus comentarios y los míos (era administradora). Cuando le pregunté qué pasó, respondió algo como: «Nada, fue solo tu imaginación jejeje». De haber sabido que eso iba a pasar, hubiera sacado capturas de pantalla, pero debido a que no registré el hecho, solo cuento con mi testimonio.

2. Prejuicios y preconcepciones




 Mucha gente le da una mala connotación al término 'prejuicio', atribuyéndolo siempre a ideas equivocadas que anteceden a la comprobación de los hechos verdaderos, obviando que también existen ideas verdaderas que anteceden a los mismos. Aquí, me referiré precisamente al prejuicio en su estado más neutro, como lo que es en esencia: una idea que nos hacemos de las cosas antes de experimentarlas, independientemente de si estemos en lo cierto o en lo falso.

2.1. Nadie es totalmente bueno ni malo


 En la anterior entrada, me faltó profundizar sobre el tema del relativismo. Me refería más al hecho de que alguien cuestione, por ejemplo, el hecho de que todos los seres humanos somos mortales. Mucha gente cree en una vida después de la muerte, pero no por eso afirman rotundamente que la muerte no existe: la aceptan. Para comprender esto, es necesario que nos demos cuenta de la importancia del marco conceptual. Este es un término utilizado en Investigación (al menos en la académica) para definir desde dónde hasta dónde tal cosa es considerada como tal en nuestro trabajo. Siguiendo con nuestro ejemplo, se considera que la vida dura desde la concepción hasta la disfunción total del organismo, y lo que viene después ya sería 'cielo', 'nirvana', 'reencarnación' o lo que sea, según la creencia; pero el hecho es que todos aceptamos que existe la vida como tal y que finaliza en la muerte, independientemente de 'otro tipo de vida' que venga después.

 Comprendido esto, es necesario darnos cuenta de una vez por todas que, por más atajos mentales que tengamos que usar, por más que nuestros cerebros procesen más rápido una imagen constante de las personas y grupos que una variable, Heráclito tenía razón: «Todo fluye, nada permanece». Es cierto que hay personas cuyos defectos pesan más que sus virtudes, pero no por eso son 100% malas; lo mismo con los grupos, movimientos, etc. La cuestión aquí es que no vamos a ser relativistas, sino más bien descomponer el átomo en sus partes para poder analizar si tiene más subpartículas positivas o negativas.

 Por ejemplo, la clásica: prácticamente todo el mundo odia a Hitler, a Stalin, a Mussolini, a Mao, a Castro, a los Kim y demás, pero pocos son capaces de comprender objetivamente el contexto en el que gobernaron. Sin embargo, hay que tener cuidado, porque a la hora de analizar los pros y contras de estas personas podemos caer en la imparcialidad relativista, "todos tenemos virtudes y defectos; por tanto, nadie es malo ni bueno, así que, ¡qué me importa!" (en el siguiente punto/subtítulo hablaremos de esto).

 Un ejemplo peculiar de análisis a una personalidad es el de la siguiente captura, que rara vez se puede hallar en la red, ya que cualquier cosa que leamos sobre Adolf Hitler en Internet suelen ser o puras calumnias o puras lamidas de botas:


 Por otro lado, debemos entender que, al menos en temas de Historia, específicamente en lo relacionado con la Primera y Segunda Guerra Mundial, así como también la Guerra Fría, la propaganda está presente. Así que debemos pensárnoslo bien antes de decir que Churchill era el salvador del mundo, o que la URSS perdió la carrera espacial. Esto no significa que la verdad sea lo contrario, sino que no todo lo que está escrito sobre tal o cual cosa es así.

 En cuanto al mito de la confiabilidad constante de las fuentes, de los medios de comunicación, es necesario desmentirlo. Nos gusta sentir que no estamos siendo engañados, que los medios no nos mienten y que podemos confiar en su objetividad y profesionalismo. Para ello, utilizamos atajos mentales: pensar que tal o cual periódico online dice o toda la mentira o bien toda la verdad. Vamos a situarnos aquí en el ejemplo clásico: CNN vs. RT, las dos grandes cadenas de bandos diferentes en esta Nueva Guerra Fría.

 Como ya vimos en la introducción, el problema no es si estos medios nos brindan datos ciertos o no, sino en qué cantidad, de qué manera, con qué intenciones. Puede que CNN tenga información verídica sobre avances científicos, programas sociales y demás, pero en cuanto a política es exclusivamente neoliberal, mientras que RT muestra una ligera diversidad que incluye a la socialdemocracia y la Cuarta Posición, a pesar de que a veces presenta notas conspiranoicas y más sensacionalistas que las de su rival gringo.

 Sería bueno que haya un periódico que nos informe con la verdad objetiva, sin importar que en tal o cual punto los hechos sirvan al capitalismo, al comunismo o a lo que sea. Pero para ello, primero tendremos que salir de esta guerra informativa en la que estamos inmersos; tiene que ver con que hoy estamos más conectados a nivel global, por lo que hay más fuentes que revisar, mientras que antes los pueblos y ciudades estaban más aislados y por tanto era más fácil creer en un medio local. En fin, cosas del globalismo.

2.2. PERO… La importancia de la ideología


«No sólo de hechos vive el hombre, sino de los ideales de la vida buena y recta por los cuales conviene que nos rijamos.»
- Salvador Giner
 Es aquí donde tenemos que tomar en cuenta también que todos somos seres humanos, con tendencias ideológicas, con formas de pensar, con sesgos; queramos o no. Esto puede ser malo desde el punto de vista del debate, pero si lo pensamos bien, es útil dependiendo de las circunstancias. Por ejemplo, digamos que sos un capitalista investigando vínculos entre el comunismo y los grupos terroristas de tu país; como estás condicionado a pensar mal de los comunistas, encontrarás los vínculos más fácil y rápidamente. Por otro lado, si sos de orientación nacionalista, y estás buscando vínculos entre organizaciones judías e intentos de desestabilización en tu país, los encontrarás más rápido debido a que ya fichaste tu objetivo: toda organización hebrea involucrada. Podemos fallar, podemos tener razón o no tenerla, pero ese es el chiste: arriesgarse.

 Me refiero a la ideología no como sinónimo de partidos políticos, sino más bien de cosmovisión, forma de pensar, creencias, principios, filosofía de vida. Mucha gente tiembla ante la sola palabra, porque piensan que se refiere exclusivamente a lo político, sea de izquierda o derecha, lo que produce frases como: «¡No a las ideologías!». Es necesario reconceptualizar el término para entender que no somos robots sin pensamientos ni sentimientos.

 En lo personal, hace algunos años tenía orientación liberal en mi forma de pensar: no quería saber nada de la iglesia, las tradiciones o el patriotismo; ahora, me he hecho más o menos conservador. Por ello, si explorás en este blog, seguramente te darás cuenta que esto no tiene nada que ver con esto otro.

 Se siente bien creer en algo y luchar por ello. Sí, sé que no faltará quien diga: «¡La creencia no sirve contra la ciencia! ¡Estás obviando la falta de evidencias que tiene tu fe! ¡Religioso estúpido!». No, la creencia no tiene que ver única y exclusivamente con la religión; es algo universal, porque todos creemos en algo, todos tenemos una cosmovisión, una filosofía de vida. Algo muy inspirador al respecto nos dice el papa emérito:


 Sí, sé que voy a recibir bombardeos de quejas por parte de progres Franciscoliebers, "¿Y la pedofilia? ¡Ratzinger calló sobre la pedofilia!", como si todo en la Iglesia Católica fuera pedofilia. El punto es que, a pesar del contexto religioso de la frase de arriba, en esencia, es cierto que todos tenemos necesidad de comunicar una verdad cuando la descubrimos. Guardar demasiados secretos es imposible, no funciona: tenemos la necesidad de comunicación, de transmisión de mensajes, más que todo si son mensajes cargados de un valor especial, en este caso de una gran verdad, sea cual fuese. Eso no justifica el chisme: me refiero exclusivamente a verdades nobles, verdades reveladoras, siempre pensando antes de hablar, reflexionando sobre si está bien o no contar tal o cual cosa y bajo qué circunstancias hacerlo.

3. Notificando al productor del contenido




 Es importante decirle a alguien que está equivocado (cuando lo está) a la hora de darnos cierta información. Esto para evitar futuros potenciales errores que la persona, agencia o medio vaya a tener a la hora de comunicar algo. Es más, ni siquiera para eso: notificar a alguien de que está brindando datos falsos es un deber humano, que se rige por el sentido del honor y la verdad. Quien quiera ser cómplice de la mentira, calla; quien realmente se preocupe por llevar a cabo su deber como persona íntegra y recta, denuncia.


3.1. ¿Notificarle o no?


 Advertencia: me referiré a partir de aquí al 'desinformador' como aquella persona, grupo u organización que está dando información errónea en una publicación particular, mas no en todas, ya que lo normal es que pensemos que al referirnos a tal persona como algo-or (i.e. falsificador) estamos insinuando que practica X actividad a menudo, cosa que no quisiera dar a entender en estos párrafos.

 El problema a la hora de denunciar si algo es falso o no, es el qué tan calificados estamos para hacerlo. En base a ello, debemos elegir de qué manera se hará la notificación: si contactaremos al desinformador por correo electrónico, redes sociales, carta manuscrita, teléfono, etc. Pero antes de ver cómo denunciar y qué tanta credibilidad (profesionalidad) tenemos, debemos estar seguros de que acabamos de descubrir la verdad. Puede que hayamos 'descubierto' en un Blog X, sin pruebas confiables ni fuentes de respaldo, que lo que dijo el canal Z era mentira; en ese caso, no vale la pena que arriesgarse.

 Además, debemos ver los riesgos: puede que el desinformador tenga a su merced toda una serie de métodos y técnicas de espionaje, que le permitan amenazar, asustar o incluso violentar física o verbalmente a sus denunciantes. Si sos periodista o de algún área laboral que valide tu denuncia, estarás consciente del riesgo que conlleva hacerlo; si sos un aficionado, un usuario anónimo o simplemente un inexperto en el tema del que habla el dato erróneo a notificar, tendrás que pensarlo 2 veces antes de proceder, a no ser que querás actuar de troll.

 Tampoco es que todos los medios de comunicación online (privados o gubernamentales) tengan redes de persecusión, tortura y censura disponibles para cuando alguien les contradiga, pero siempre hay que considerar la posibilidad, dependiendo de con quién nos estamos metiendo. Por otro lado, es común que en Internet la gente use un álter-ego para proteger su identidad, y esto es bueno especialmente si uno es menor de edad. También hasta el más exitoso periodista se vale de ciertas tácticas para evitar que el enemigo descubra que lo está investigando.

 Por consiguiente, si realmente estás comprometido con la verdad, y si cumpliste los 3 requisitos reflexivos (credibilidad, formato, seguridad) para notificar a alguien que está contribuyendo a la desinformación con cierta publicación específica, podés proceder con tu denuncia. Eso sí, en cuanto a los 2 primeros requisitos, es necesario aclarar unas cuantas cosas.

 La credibilidad implica formación académica, hecha con honradez y dedicación. La gente tomará más en serio a un profesional, alguien que pasó por casas de estudio y con educación formal, que a un aficionado que aprendió todo lo que sabe por libros, cursillos pequeños o Internet. El problema es que pueden haber aficionados buenos, es decir, que tienen talento para ciertas cosas y aprendieron lo que saben fuera de la instrucción institucional. En todo caso, por sentido común, deberían especializarse en áreas de su interés (suponiendo que, por ejemplo, solo se licenciaron en alguna carrera, mas son expertos en un tema diferente de lo que estudiaron en la universidad). Las 'mentes brillantes' (expertos en tal o cual tema, o empresarios emprendedores) suelen ser excepciones, si querés arriesgarte, tendrás que leer a Paulo Coelho.

 Respecto al formato, las cartas abiertas (de esas que se publican en el periódico) podrían ser pretenciosas o solo buscar generar escándalo; lo mismo con la cobertura en televisión. No obstante, hay que tomar en cuenta que en algunos países la corrupción es tal, que las instituciones encargadas de recibir denuncias de difamación, tergiversación de información y demás, son incompetentes o disfuncionales, por lo que la gente no ve de otra más que acudir a los medios de comunicación (en especial si hablamos de asaltos y otros crímenes que poco o nada tienen que ver con la desinformación). Sobre esto profundizaremos en el punto 3.3.

3.2. ¡Me bloquearon! / ¡Borraron mis comentarios!


 Puede que cuando notifiqués a alguien de que dio información falsa, en especial si lo hiciste manera pública y en Internet, haya una tremenda censura en tu contra. Si subiste un video a YouTube explicando el caso te eliminan el video, si les escribiste un comentario en Facebook te lo borran o te bloquean de su página, en fin, diversas maneras de callarte para que no se descubra su error. Empero, también debemos considerar el caso de que el desinformador piense que sos un troll, tal vez porque está tan convencido de la veracidad de su publicación, que cree que solo la gente tonta desconfiaría de lo que afirma. Llamésele a esto orgullo, ingenuidad, etc., pero pasa, mayormente entre individuos, organizaciones y medios de mente cerrada.

 El punto aquí es la censura puede significar cuatro cosas:
  1. Estás en lo cierto.
  2. Estás tan equivocado que tu comentario parece troll, a pesar de que creés estar en lo cierto.
  3. El desinformador piensa que sos un troll, a pesar de que no lo sos.
  4. El que denunciás como desinformador tiene políticas y normas establecidas (que has violado) sobre qué tipo de comentarios y críticas tolera y qué no.
 En cuanto al primer caso, dos reacciones son posibles: alegría o tristeza. Alegría, porque tenías razón, ¡¿y a quién no le gusta estar en lo cierto?!, la desaparición de tus comentarios prueba que el grupo, medio de comunicación u organización al que contradecís está dando información falsa en X asunto. Triste, porque eso hará perder tu confianza en ellos, dependiendo de qué tanto creías en su palabra, claro; aunque también depende de la magnitud del caso, porque puede que no estén informando sobre 'datos curiosos', sino cosas serias (como corrupción, trata de blancas, etc.), y te decepcionarás al enterarte del poco compromiso con la verdad de los que considerabas buenos (los desinformadores).

 El segundo caso es aplicable sobre todo a los conspiranoicos que hablan de OVNIs, illuminatis, alienígenas, reptilianos y fuerzas sobreuhmanas que dominan el mundo. Estas personas suelen creerse iluminadas, que descubrieron una gran verdad ocultada misteriosamente por todas las organizaciones del mundo, aunque en realidad no se trate más que de bulos y teorías mal fundamentadas. Por tanto, si sos uno de estos, aquel a quien considerás desinformador probablemente borrará tus comentarios o te bloqueará (dependiendo de qué tan seguido comentés o de si hagás spam), porque evidentemente tus razones para denunciarlo son absurdas, a pesar de que creés que no es así. De todos modos, también cabe la posibilidad de que se lo tomen con humor y parodien tu forma de pensar o te sigan la corriente, por ejemplo, respondiéndote: «Sí, sr. Juan Pérez, nuestro equipo está compuesto por reptiles agentes de la CIA y nos financia Rockefeller con lo que obtiene vendiendo naves espaciales, ¡pero nunca le diga esto a nadie, porque es un secreto!».

 Sobre el tercer caso ya lo hablamos más arriba, aunque hace falta agregar que todo depende de la manera en que te expresás. Si das pruebas o si representás a alguna institución importante, es más probable que te tomen en serio. Para eso es necesario saber cómo comunicarse con ellos, y si es mejor por mensaje privado o directamente en público.

  Por último, el cuarto caso es algo muy controversial, ya que muchos pueden verlo como una forma de represión encubierta, olvidándose de que si nadie impone orden se vuelve todo un despelote. Es normal poner las reglas del juego para la sana convivencia en tu hogar, así como las páginas web establecen qué permiten y qué no. Por lo general, insinúan que no tolerarán comentarios 'racistas', 'xenófobos', 'homofóbicos' y demás, por eso es necesario saber qué palabras utilizar para que no piensen que estamos ignorando sus reglas. Sin embargo, también es cierto que algunos utilizan ese pretexto para censurar cualquier discrepancia con su ideología; por ejemplo, si alguien critica el genocidio palestino por parte de Israel, borran su comentario aludiendo que era 'antisemita'.

3.3. La denuncia a terceros: ¿sí o no?


 Es posible que luego de que el desinformador haya censurado nuestra denuncia, y suponiendo que nuestro caso era el primero de los cuatro anteriormente citados, estemos con ansias de hacérselo saber a todo el mundo: no queremos que esto se calle, por más pequeño que sea el dato falso, que queremos reportar.

 Respecto a ello, Jesús de Naz...

"RELIGIOSO IMBÉCIL YA VETE A DAR EL DIEZMO SEGURO ERES UN CURA PEDÓFILO DE PACOTILLA AL QUE EXPULSARON DEL SEMINARIO SE NOTA QUE ESTÁS PARCIALIZADO CREYENTE IGNORANTE NO PUEDES CONFIAR EN FUENTES PSEUDODIVINAS DAME FUENTES CREÍBLES Y SIENTYFICAS AL MENOS PON UNA FRASE DE NIL DEGRÁS TAYSON O CARL SEGAN"

 No.

 Como decía, Jesús de Nazaret, indudablemente uno de los más grandes filósofos de todos los tiempos (fuera de que lo consideremos divino o no), tiene una máxima muy sabia que se aplica perfectamente a este caso:
 «Si tu hermano peca, ve y corrígelo en privado. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no te escucha, busca una o dos personas más, para que el asunto se decida por la declaración de dos o tres testigos. Si se niega a hacerles caso, dilo a la comunidad. Y si tampoco quiere escuchar a la comunidad, considéralo como pagano o publicano.»
- Mateo 18:15
 Es de buena educación empezar de lo particular a lo general, mientras que es muy informal empezar por lo público. Siempre debemos contactar directamente con el desinformador para empezar. Si no nos hace caso o considera al reporte de su error como algo insignificante, entonces podemos proceder tranquilamente al siguiente paso y al siguiente.

 Dependiendo de la gravedad del caso y de nuestro grado de profesionalidad, podemos llevar el asunto ante instituciones de peso, pero eso es ya cosa más de adultos. Digo esto porque supongo que la mayoría de quienes lean estos párrafos estarán entre los 15 y 25 años de edad, en normal etapa de formación académica.

★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★

SEGUNDA PARTE — LA GUÍA PROPIAMENTE DICHA


4. Capitán obvio: en quién no confiar




 Mucha gente ridiculiza a quienes se informan de las cosas por Internet, aludiendo a que en la vida real se encuentra la única y verdadera información válida. Sí y no. Por un lado, no hay que obsesionarse al punto de que no creamos en nada proveniente de los periódicos, las revistas o la televisión, y que confiemos ciegamente en cualquier cosa que provenga de la web, solo porque "los gobiernos no pueden censurar la información libre que circula en las redes". Pero por otro, debemos tomar en cuenta que en la vida real está el famoso caso de los diarios amarillistas, en especial si vivimos en países en desarrollo, donde la falta de educación en algunos pueblos o zonas específicas de una ciudad crea las condiciones adecuadas para que unos cuantos se aprovechen de la ignorancia de la gente, con titulares y noticias que poco o nada aportan a la cultura o al buen funcionamiento de la sociedad.

 Tampoco podemos tomar muy en serio a las publicaciones (ya sea folletos, revistas, letreros, comunicados etc.) que tengan una pésima calidad de diseño. Es más, si te mostrara un anuncio de oferta de trabajo con letra tipo Comic Sans, y encima acompañado por una imagen expandida verticalmente sin mantener la relación de aspecto (y más de yapa pixeleada), donde ponga "se busca señorita para trabajos domésticos. Buena paga. Para más información contacte al número xx-yyy", probablemente pensarías que se trata de proxenetismo.

 En cuanto a los programas televisivos, especialmente los noticieros, debemos tomarlos como confiables hasta cierto punto: si bien muchos se sostienen en la publicidad y tienen que satisfacer ciertos intereses comerciales de sus auspiciadores o ideológicos de sus dueños, están constituidos por todo un equipo de profesionales y expertos, que estudió y pasó por mucho para llegar hasta donde está. Es más, si siguiéramos la premisa "no debes confiar en la televisión", entonces también deberíamos invalidar la información reveladora que se nos presentó en ciertas ocasiones en The Montel Williams Show, Panorama y Mentiras Verdaderas. Por ello y más, la idea correcta no sería "no creamos en nada que salga en la tele", sino más bien "no todo lo que sale en la tele es cierto".

5. Mundo virtual: en quién sí confiar




 Ya entrando en el terreno web, veremos cómo asegurarnos que tal o cual dato es cierto o falso, en qué fuentes podemos más o menos confiar. En lo personal, he leído bastante sobre política, y debo confesar que este es el campo del conocimiento que más confunde en todo Internet: los sitios capitalistas sostienen una cosa, los comunistas otra, los socialdemócratas una distinta, los nacionalistas otra más, y así sucesivamente hasta llegar a diversos matices donde unos están de acuerdo con otros en tales puntos y en desacuerdo en otros tales.

 Es por eso que me veo en la necesidad de disuadirte parcialmente de tomar importancia a cualquier tema relacionado con la política, porque en el mundo actual hay una tensión bastante fuerte, y la propaganda abunda en sus formas más maquiavélicas y sutiles. El único tipo de páginas web más comprometido con la verdad que he visto es el de las que hablan de ciencia. El ámbito científico puede estar influenciado por el político, en especial si tomamos en cuenta que varios individuos involucrados, al menos en Internet, siguen ideales de 'libertad', cosmopolitismo y demás principios derivados de la masonería (impulsora de la Ilustración en el siglo XVIII), pero es el menos comprometido que he visto con ideologías concretas como el capitalismo o el comunismo.

 Por consiguiente, en cuanto a noticias de avances científicos se refiere, para confirmar su veracidad, o si son teorías de la conspiración chantajistas o no, recomiendo que visités los siguientes sitios:


 Sí, se muestran sesgados al ateísmo, adueñándose casi injustamente del calificativo 'escéptico', pero es una forma de pensar inofensiva: imaginate a los ateos como cachorritos que dan ternura, en cuanto a creencias se refiere. Por lo demás, podés confiar en ellos. Claro que, a pesar de proveernos de información especializada en ciencia, muchos de estos sitios ignoran temas importantes que en política acontezcan. Por ello, a pesar de la disuasión que te hice más arriba, es mi deber recordarte que, como dijo alguien por ahí, "si no te interesas por la política, la política se interesará por ti". Algunas páginas críticas que he encontrado, no alineadas a la izquierda ni a la derecha, son las siguientes:


 Obviamente tendrás que hacer caso omiso de toda información relacionada con OVNIs, extraterrestres que nos gobiernan y demás. Lo que trato de decir es que todas estas páginas pueden contener grandes verdades, mas no todo lo que digan es fidedigno.

 Con lo anterior, creo haber concluido esta pequeña sección (el punto 5 en sí), probablemente la única del mega-post en la que te doy realmente 'pautas para no confundirte'. En cuanto al resto, seguramente hará que te confundás más (espero que no, pero me imagino que es inevitable).

6. La búsqueda




 A continuación, vamos a ver algunas tácticas para encontrar la información que queremos confirmar o refutar, detectando las fuentes y su seriedad o confiabilidad. Como dijimos al principio de esta entrada, nos centraremos más en lo que tiene que ver con Internet, porque para indagar en la vida real las cosas se complican un poco más y requieren profesionalidad o especialización para tener los permisos requeridos, dependiendo del caso.

6.1. Palabras clave, códigos y pautas básicas


 Para encontrar lo que queremos es importantísimo utilizar las palabras adecuadas, siempre figurándonos cuáles funcionan mejor para cuál caso. El uso de sinónimos es de muchísima ayuda en estos casos para, por ejemplo, en vez de buscar 'illuminatis en eeuu', poner 'logias eeuu' o 'masoneria eeuu' (sí, sé que no son del todo sinónimos, pero se refieren a cosas muy parecidas). También saber otro idioma aumentará nuestras posibilidades de éxito, dependiendo de qué sea lo que buscamos. En mi caso, hace unos días no recordaba el nombre de una mujer fascista de Inglaterra, sobre la cual había leído mucho tiempo atrás; lo que sí recordaba era su aspecto masculino y que tenía un nombre raro. Luego de búsquedas ineficientes en español, decidí escribir 'british fascist woman' en Google Imágenes y la encontré: era Rotha Lintorn-Orman.

 Es crucial también tomar en cuenta que nos estamos refiriendo a Google, y que su sistema de búsqueda ignora términos comunes como los artículos 'el', 'la', 'los', 'las', preposiciones como 'de', 'en', y demás. Tampoco debemos preocuparnos mucho de las mayúsculas y minúsculas, porque el motor de búsqueda no hará distinciones de este tipo.

Ahora bien, puede que utilizar palabras clave no nos dé los resultados que queremos, en este caso, hay ciertos códigos que son realmente de mucha ayuda y que pueden significar la salvación. Imart y GoogleGuide nos da algunas sugerencias prácticas de qué códigos podemos usar para acompañar a nuestras palabras clave y obtener mejores resultados:

  • [""] Estas comillas detectan las palabras exactas que queramos encontrar. Si ponés antenas celulares "cancer" encontrarás páginas que mencionen sí o sí al cáncer entre los efectos de las antenas de los teléfonos celulares en el medioambiente.
  • [site:] Busca el término que querés en un sitio web específico. Si ponés corea site:editorial-streicher.blogspot.com encontrarás resultados que tengan que ver con Corea únicamente dentro del blog Editorial Streicher.
  • [-] Este signo menos quita las palabras que no queramos encontrar. Si ponés transgenicos peligro -monsanto verás páginas que toquen el tema de los transgénicos y que los consideren un peligro para la salud, sin mencionar para nada a la empresa Monsanto. Uso este ejemplo particular porque sé que mucha gente a favor de los transgénicos está cansada de escuchar a los que están en contra diciendo que "todo es culpa de Monsanto".
  • [filetype:] Detecta tipos de archivo que querás encontrar. Si ponés jaime garzon filetype:pdf, hallarás resultados que contengan documentos PDF donde se haga referencia al periodista socialista colombiano Jaime Garzón.
  • [nº1..nº2] Busca un intervalo específico entre uno y otro número en el que querás situar tu objetivo. Si ponés star wars episodio I..III encontrarás páginas referentes a la segunda trilogía de Star Wars, que va desde el episodio primero hasta el tercero.
  • [allintitle:] Hace que la palabra que busqués esté sí o sí en el título del resultado. Si ponés allintitle:agua fluorizada verás páginas que lleven en su título el término 'agua fluorizada'.
  • [allinurl:] Detecta la palabra que estás buscando en algún link específico. Si ponès allinurl:chemtrails hallarás resultados cuya dirección incluya sí o sí el término 'chemtrails' en ellos, como ser:  www.lamentiraestaahifuera.com/tag/chemtrails-2
  • [link:] Busca el término que querás en algún link secundario al que enlazen las páginas. Si ponés atentado amia link:hispantv.com encontrarás resultados que hablen del atentado a  la AMIA y enlacen a la página del medio iraní HispanTV.
  • [define:] Para definir algún término específico que no entendás. Si ponés define:marxismo cultural verás páginas que den diversas definiciones de lo que es el marxismo cultural.
  • [OR] Detecta una opción alternativa para las búsquedas. Si ponés atentados 11-s cia OR mossad, hallarás páginas que se refieran a los atentados al World Trade Center y que a la vez señalen a la CIA estadounidense, y si no, al Mossad israelí como el responsable.
 Para más información podrías consultar este manual de búsqueda. Usá estas tácticas con sabiduría, pensando en cuál te conviene para cada caso. También podés utilizar la opción 'búsqueda avanzada' situada a la derecha en el menú de configuración, o ir a Google Académico si buscás estudios serios de algún tema. Ya si querés buscar quién dijo tal o cual frase, o ver en qué libro aparece tal fragmento, basta con copiar y pegar una oración (mejor no párrafo) en el buscador.

 Factor importante es también la ortografía y gramática. WikiHow nos dice algo al respecto:
«Revisa cada sitio web para ver si tiene errores gramaticales y enlaces rotos. Si el sitio web es creíble y confiable, debería tener una gramática y una ortografía correctas, y todos los enlaces deberían apuntar a las páginas adecuadas. Los sitios web con numerosos errores gramaticales y enlaces rotos pueden estar copiando la información de otras fuentes, y pueden no ser legítimos.»
 También es crucial advertirte sobre la importancia de conocer al autor, al productor del contenido que estamos leyendo. Cada vez que visités una página donde te ofrecen cierta información como verídica, podés contextualizarla viendo quién emite los datos y con qué intención. Normalmente los autores ofrecen su identidad en un apartado de la página con alguno de los siguientes títulos:
  • Quiénes somos
  • Acerca de
  • Sobre el sitio
  • Sobre mí
  • Sobre el autor
 Como último consejo de búsqueda, debemos tomar en cuenta el uso del [Ctrl+F]. Esta herramienta es muy útil para encontrar una palabra en específico dentro de alguna página web. Normalmente, no distingue entre el uso de mayúsculas y minúsculas, y es mejor que calculés si es necesario que escribás la palabra completa o solo parte de ella. Por ejemplo, si presionás dichas teclas y luego escribís 'woman', el comando buscará solamente esa palabra, pero si escribís solo 'wom', incluirá tanto 'woman' (mujer) como 'women' (mujeres).

6.2. Otros buscadores


 Si bien es cierto que todos usamos Google, puede que tarde o temprano nos cansemos de él y prefiramos ir a buscadores especializados o alternativos. Si pensás, por ejemplo, que Google nos oculta ciertas cosas que no le conviene que sepamos (y tenés derecho a hacerlo), intentá usar otros motores de búsqueda como ser Bing, Yahoo!, Yippy o DuckDuckGo; yo lo he intentado y sí que salen cosas distintas, al menos en la primera página de los resultados.

 Sin embargo, cuando de búsqueda especializada se trata, lo más conveniente es tomar en cuenta otras opciones, dependiendo del caso:
  • Páginas web eliminadas. En archive.is podrás encontrar sitios que hayan sido eliminados o que ya no existan, quizás porque fueron reportados o porque su propiedad expiró. Eso sí, tendrás que colocar la dirección del sitio que buscás en el espacio azul de abajo (donde dice 'buscar por el archivo'), porque el rojo de arriba es para capturar el contenido de dicha página. Esta es precisamente la desventaja: si nadie guardó el contenido de ese link antes (ahí mismo en archive.is), no lo encontrarás.
  • Videos. El sitio más conocido para buscar videos en general es YouTube, pero si no encontrás lo que querés ahí, tal vez deberías intentar con Vimeo o Dailymotion. Ahora bien, si lo que buscás son documentales o películas que te puedan servir de fuente para saber algo, las mejores opciones son CultMoviez y MiraDeTodo.
  • Artículos de investigación y tesis. Además del ya mencionado Google Académico, tenemos varias opciones: Academia.eduScribdJURN, y RefSeek. Puede que considerés que estos sitios son 'controlados por el sistema' y que por tanto no ofrezcan información del todo confiable. En ese caso, no te queda de otra más que revisar otros sitios web, como Metapedia (siempre comprobando la bibliografía para verificar o descalificar la información allí presente).
 Por último, tenés que cuidar el no limitarte a la primera página de resultados: si bien es cierto que los primeros resultados son siempre los más fieles, aún existe la posibilidad de que al menos una de las demás páginas tengan lo que busqués. Yo lo he intentado y me funcionó (al menos con un tema serio).

7. Tipos de fuentes




 Finalmente, vamos a hablar de los tipos de fuentes bibliográficas, algo crucial para saber hasta dónde podemos llegar con nuestra curiosidad. Susana Gonzalez, en su libro Manual de Investigación Documental, lo dice en palabras simples: «Las fuentes primarias son evidencias originales, las fuentes secundarias son las informaciones proporcionadas por otros investigadores». Finalmente, las fuentes terciarias son las que contienen información de fuentes secundarias. Ejemplo:
  1. Fuente primaria: huesos de aves extintas.
  2. Fuente secundaria: libro sobre aves extintas tomando como prueba a esos huesos, entre otros.
  3. Fuente terciaria: artículo de una revista sobre fauna extinta que menciona al libro anterior, además de otros libros e investigaciones relacionados.
 El secreto del universo, en investigación, es este: no cualquiera puede acceder a las fuentes primarias (al menos en la vida real). Para estar totalmente seguros de algo, necesitamos escarbar hasta lo más profundo, pero hay una barrera, y es que no nos especializamos en investigación, por lo que tenemos menos probabilidades de que nos den permiso para acceder a estas fuentes. A continuación, veremos cada tipo de ellas, desde el más accesible hasta el más o menos inaccesible.

7.1. Terciarias


 Si bien en las fuentes terciarias se encuentra información recopilada de fuentes secundarias, puede que en ciertas ocasiones haya datos sin fuente que los respalde. Lo normal es pensar que este último caso equivalga a información totalmente falsa, y en la mayoría de los casos resulta ser así, mas también hay casos donde no porque algo no cite fuentes es totalmente falso. A veces hay gente que no sabe cómo argumentar, y dice cosas ciertas en sus publicaciones, pero no sabe cómo decirlas o hacerlas parecer creíbles. En tal caso, podemos comprobar si lo que dice es verdad revisando otras fuentes que hablen sobre el mismo tema: si no las hay o también especulan, la información debe ser mentira, y si las hay y no especulan, debe ser verdad.

 En fin, estos son los tipos de fuentes terciarias en Internet que pude identificar:

► Artículos, posts o publicaciones. Pueden estar en páginas web independientes ser entradas de blog. Como ejemplo tenemos el artículo 'Los Estados Unidos en Números: ¿Nº1?', de Michael Ventura, publicado en la Red Voltaire. Lo que hace es cuestionar la creencia popular de que Estados Unidos es el número uno en ciertas cosas, citando a periódicos o libros que contienen algunas estadísticas que lo comprueban.

 Como mal ejemplo tenemos, quizá, la entrada 'Einstein, el más grande plagiario de la historia', del blog Contacto con la Creación. Su error es no citar fuentes para muchas acusaciones de las que hace, aunque podemos tratar de averiguar un poco más del tema gracias a la bibliografía que cita un comentario anónimo.

 Al leer este tipo de fuentes, debemos tomar en cuenta que no solamente pueden ser respaldadas mediante links, sino también mencionando libros, artículos de revistas, discursos, etc., que sus autores no hayan podido encontrar en Internet. Si una publicación no se respalda en nada, puede que se trate de una opinión personal, y debemos tratarla como tal.

► Videos explicativos. Pueden estar narrados con Text Aloud o con voz propia, o también pueden ser vlogs (videoblogs). A este tipo de fuentes es al que se refieren mayormente los usuarios internautas para descalificar a todo aquel que ellos consideren 'conspiranoicos'. En gran parte tienen razón al hacerlo, ya que muchos videos son sensacionalistas y se aprovechan de la ignorancia en equis tema para pretender aportar datos y ganar fama. Por ejemplo, el video 'Los illuminati ¿Que son? El Nuevo Orden Mundial ¿Que es?', del canal Misterios Resueltos, utiliza la narración loquendo (Text Aloud, algo realmente risible) para intentar explicar algunos hechos y hacer conjeturas sin fuentes de respaldo, solamente con imágenes tipo diapositiva. Del otro lado de la moneda, GeniayCaballo, en 'Porque los gays no son bien recibidos en Rusia', cita fuentes en la descripción del video.

7.2. Secundarias


 Este tipo de fuentes tiene un nivel medio de credibilidad, por lo que podemos tomarlas en cuenta como información seria hasta cierto punto. Cuesta trabajo elaborarlas, ya que quienes las hacen se basan en fuentes primarias, mayormente obtenidas fuera de Internet (al menos si se trata de algo serio).

► Documentales. Pueden estar ideológicamente sesgados o no, pero el documental es un género cinematográfico, y como tal, lleva tiempo y esfuerzo realizarlo para ofrecer datos verídicos y no cualquier cosa estilo videoblog. Un ejemplo reciente es 'The Propaganda Game', de Álvaro Longoria, el primer documental verdaderamente imparcial sobre Corea del Norte. Este señor viajó hasta allá, habló en persona con las respectivas autoridades y filmó a la gente, además de recopilar opiniones de expertos respecto a la situación.

► Foto explicada. Toda fotografía debe presentar su correspondiente explicación; sino, la estaríamos sacando fuera de contexto para plasmar nuestras fantasías imaginarias, quién sabe con qué intención. En tal caso, existe el riesgo de que haya imágenes mal explicadas, lo que resta desconfianza al pie de foto. Un ejemplo que se ha vuelto viral el año pasado es el de los minions y los judíos, que fue desmentido casi en tiempo récord:


► Articulos académicos. Pueden ser de Wikipedia, Ecured, Encyclopaedia Britannica u otros, aunque también se incluye a una que otra nota periodística y artículos de revistas (en .pdf, .doc, etc.). Por ejemplo, 'Victims of the Soviet Penal System in the Pre-War Years: A First Approach on the basis of Archival Evidence', de G. Arch Getty, Gabor Rittersporn y Víctor Zemskov, analiza la mortalidad en los gulag soviéticos en la década de los '30, basándose en registros oficiales del partido comunista y del control secreto; los autores concluyen que el número de fallecidos es menor de lo que se piensa.

7.3. Primarias


 Si bien casi todas las verdaderas fuentes primarias las encontramos en la vida real, me referiré aquí como 'fuentes primarias' a los registros que haya de ellas en Internet. Para ilustrar, digamos que grabo la confesión de una chica que dice haber sido abusada por su novio, la subo a Internet, pero puede que yo haya editado la grabación de modo que se sostenga la tesis de que el chico fue, en efecto, violento, cuando en realidad no fue así. La fuente primaria sería el archivo .mp3 en mi grabadora, y la 'primaria virtual' el mismo archivo pero descargable desde Mega (y editado). Puede sonar absurdo, pero siempre hay que considerar la posibilidad. De todos modos, este tipo de falsificaciones seguramente conforman una minoría, por lo cual se puede decir que las fuentes primarias ofrecen el máximo nivel de confianza.

 Con lo de "no todos pueden acceder a las fuentes primarias" me refería a las que están disponibles en la vida real. En Internet, se aplica el "preguntando se llega a Roma" en estos casos, a pesar de que no todas las fuentes primarias de cosas importantes están registradas en la red. Puede que Fulano te esté derrotando en un debate, y para voltear la masa y dar el golpe de gracia necesités un documento importante que solo está disponible en la vida real. Bueno, lo importante es que aquí veremos los tipos de fuentes primarias a los que podés acceder, normalmente:

► Videos de testimonios, declaraciones, discursos u entrevistas. Muy útiles para demostrar que tal o cual persona dijo algo, o que alguna cosa es efectivamente cierta. Por ejemplo, en el programa de Larry King en CNN, Marlon Brando afirmó que los judíos controlaban Hollywood; solo existe un fragmento en YouTube, y es utilizado como prueba fehaciente de que lo hacen. ¿Tienen derecho a usarlo así (las personas que comparten el video)? Por un lado, sí, porque Brando es más o menos una autoridad en el tema: actor de renombre que ha participado de la industria del cine y conoce cómo funciona. Por otro lado, es difícil saber en qué contexto exacto lo dijo, y no he encontrado el programa completo. Sin embargo, se puede comprobar o refutar lo que él dijo viendo otras fuentes complementarias que también toquen el tema.

 Un caso claro de tergiversación es el del video 'Alejandro Cao de Benos contradiciéndose', del canal SirBycho. Alejandro representa a Corea del Norte en sus relaciones con Occidente, y en esos fragmentos de entrevistas se quiere hacer parecer que él se contradice, lo cual no es cierto. En un programa él asevera que no hay fusilamientos políticos en dicho país, y en otro puntualiza que específicamente el tío de Kim Jong-Un fue fusilado, pero por delitos graves, no porque no esté de acuerdo con el comunismo o algo por el estilo.

► Fotos. En esta categoría entran las fotos en sí, sin pie de página. Empero, las fotografías siempre han sido manipulables, aun sin la existencia de Photoshop, Paint u otros programas de edición. Un ejemplo claro es la siguiente supuesta foto del Holocausto (Shoah):


 Lo normal es interpretarla como 'nazis meten un judío al horno', pero la verdadera foto, sin trucar, es esta:


 Hasta ahora no he encontrado una explicación clara de la foto. ¿Serán soldados alemanes? ¿Estarán dentro de un 'campo de concentración'? ¿Serán de otro país? ¿Estarán a punto de preparar el almuerzo? ¡Quién sabe! Lo cierto es que, quien intente utilizar la foto trucada como 'prueba definitiva' o una de las pruebas de que el Holocausto como lo conocemos sí ocurrió, está cayendo en el ridículo. Esto no quiere decir que no pueda utilizar otras pruebas alternativas, solo que no debería utilizar esta en particular.

► Entrevistas por escrito. Normalmente publicadas por sitios web noticiosos, se pueden utilizar como prueba de que tal o cual persona piensa de X manera o de que tal cosa sucedió, dependiendo del caso. Más que todo representan puntos de vista particulares, es decir, juicios a partir de la información que tienen estas personas. Por ejemplo, de una entrevista al astrofísico Neil Degrasse Tyson, podemos deducir que desconfía del éxito que vaya a tener la misión tripulada a Marte que planea enviar la NASA en 2026. Debido a que él es toda una autoridad en el tema, podemos utilizar esto como fundamento para cuestionar el envío de seres humanos a dicho planeta, o tal vez sugerir que se hagan otro tipo de pruebas antes de ello.

 Utilicemos la fuente que utilicemos, lo importante es que sepamos contextualizar el material para dar una correcta interpretación y no conjeturar. Por ejemplo, de acuerdo al blog Europa Soberana, el tema de la homosexualidad en la Antigua Grecia ha sido severamente manipulado por diversos investigadores que, sesgados por sus prejuicios en favor de la homosexualidad, han especulado un montón a partir de fuentes primarias, lo que explica que Wikipedia, un sitio pro-LGBT, tenga a su disposición todo un artículo sobre la cuestión.

★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★★

Conclusión


 Es necesario acabar con esta guerra a muerte entre cientificistas y conspiranoicos, los dos principales bandos en el mundo virtual 'apolítico'. Por un lado, debemos darnos cuenta de que nadie en este mundo es un ser malvado con ganas de mentir a las masas porque sí, y por otro, no hay que dejarse manipular por los intereses egoístas que tengan los poderosos en ciertas ocasiones. Lo esencial, lo que quiero que se te quede en la mente para siempre es: que todos tenemos pedazos de razón, la verdad está dispersada, y no es imposible de alcanzar.

 En general,  hice esta entrada con la intención de aportar bases sobre indagación de temas cotidianos en la web. Si vos, estimado lector, disponés de información valiosa respecto a la cuestión, ya sea para corregir algo erróneo que he afirmado o aclarar algo que mencioné y no expliqué, sentite libre de hacerlo en los comentarios, te lo agradeceré mucho.