martes, 25 de noviembre de 2014

¿Por qué la historia es tan aburrida?

 Probablemente lo primero que se te viene a la mente al leer la palabra "historia" es esto:


Egipto, Grecia, Roma, Edad Media, Napoleón, Revolución Francesa, independencia latinoamericana, guerras mundiales, Guerra Fría, blablablá.

 ¿Por qué es tan aburrida esta materia de la escuela? Fácil: porque nos la enseñan mal. 

 Primero que nada, ni debería existir. Es una materia memorística, narrativa y muy subjetiva; nos la cuentan desde el punto de vista de los vencedores, y tenemos que repetir esa versión "oficial" tan tergiversada para que tengamos buena calificación. Y eso que lo mismo pasa con otras materias, y con la escuela en sí (por no incluir también a algunas universidades).

 Siempre que nos dicen "historia universal" se refieren a la historia de las luchas imperiales y políticas del ser humano tomando, en parte, como punto de partida a los griegos puesto que nuestra Sociedad Occidental se basa en estos. Pero, ¿por qué solo en lo militar y político? La guerra de los tal, la guerra de los cual, el gobierno de Fulano, el monarca Mengano...La historia va mucho más allá de eso.

 La historia es una trama donde muchas cosas están conectadas, todos tenemos una historia, hay una historia de tu vida, de la vida de tu amigo, de la vida de tus padres, de tu perro, de tu casa, del árbol de tu jardín...Como decía José Antonio Aguirre Rojas, la historia es la obra del hombre a través del tiempo.

 A continuación coloco un fragmento de mi Ensayo vulgar sobre la educación:

(...) poniéndome a analizar esta asignatura me he dado cuenta de que en cada materia se lleva algo de historia. En literatura los movimientos literarios y sus representantes; en filosofía la historia de la filosofía y los grandes filósofos de cada época; en artes plásticas la arquitectura, escultura y pintura en la antigüedad; en física, biología y química algo sobre los descubrimientos de los grandes físicos, alquimistas, naturalistas, arqueólogos y químicos de hace siglos; en geografía los territorios que ocupaban los países conforme pasaban los siglos; en educación física cómo surgieron algunos deportes; en cívica los sistemas políticos predominantes ayer y hoy.

Ahora bien, si le quitamos a la materia de historia cada característica que le pertenece a esas otras materias, quedamos en que no se trata en sí más que de la historia de las guerras que ha visto la humanidad desde su nacimiento y de las culturas que han existido con sus costumbres y tradiciones. Tal vez de esto haya que deducir que “historia” se debería dividir en 2 asignaturas: educación militar y cultura. Lo referente a los gobiernos de presidentes, monarcas, emperadores y demás se podría ver en cívica, para no crear otra “submateria” que se llame “política” o algo por el estilo.

 Y es que se suele tomar en cuenta como grandes protagonistas de la historia a los políticos, gobernantes y militares, mientras que el resto de la gente queda relegada a un segundo plano, como si ellos fueran los influidos y los poderosos los influyentes. 

 La historia es algo que va más allá de solo estudiar a los que tienen el poder. ¿Acaso todos estos famosos guerreros, reyes, presidentes y demás no crecieron en un determinado entorno social que los influyó? Pues sí, el ambiente influye en nosotros más que nosotros en el ambiente. Tomando en cuenta este principio, nos daremos cuenta de que durante todo este tiempo estuvimos estudiando la historia al revés y no "como Dios manda". La moral de una época, las normas sociales, los fenómenos y demás cosas que influyen en los grandes personajes de la historia son la clave para entender el paso del tiempo hasta hoy y hacia el futuro.

 Sin embargo, todo lo anterior no es más que un punto de vista respecto al tema. Si bien es cierto que estudiar al entorno más que a la persona puede ser bastante productivo, se puede correr el riesgo de ignorar a la persona y a su obra, a su legado en sí. Por poner un ejemplo, sería grandioso que todos entendieran el contexto de la judería internacional a comienzos del siglo pasado para así comprender el porqué del surgimiento del nacionalsocialismo, pero sería preocupante que nadie supiera quién era Adolf Hitler.

 Por otro lado, yendo de lo particular a lo general, hay muchas preguntas a las que sería interesante buscar respuesta (aunque sea con conjeturas): ¿qué debemos saber en sí sobre la historia, en el contexto escolar? ¿Qué debemos saber de las otras materias? ¿Está bien que estudiemos solo superficialmente a las matemáticas, ciencias sociales, ciencias naturales, etc.? ¿Será que todo el sistema en sí esté mal? ¿Hay que reformar la escolarización para que sea menos memorística y superficial o seguir con el objetivo de "que todos tengan cultura general"? ¿Qué es la cultura general en sí? ¿Debemos saberlo todo?

 Todo esto es un tema muy complejo, lo sé porque he pensado bastante en ello. Se pueden hacer investigaciones, se puede conjeturar, pero ahora es más difícil que nunca sacar una conclusión respecto a estas cosas. ¿Por qué? Bueno, para empezar, la humanidad está en el pico más alto de su población, hoy como nunca antes hay homo sapiens por doquier. Y gran parte de ellos han...¿Mejorado? Sus estilos de vida respecto al razonamiento. Ahora hay más investigadores que nunca, más científicos que nunca, más intelectuales que nunca; y todo esto se debe a la "democratización del conocimiento" que empezó en el siglo XVIII con la escolarización obligatoria. Ahora bien, como son tantas las personas que investigan sobre todos los temas posibles, es relativamente más difícil que nunca que se pongan de acuerdo sobre una conclusión en general, ya que antes el conocimiento estaba reservado, podríamos decir, para ciertas élites.

 No obstante, no podemos hablar de "élites" sin antes tomar en cuenta a la proporción poblacional de gente dedicada a ciertos campos del quehacer. La proporción es importantísima, sería un tanto insensato decir que hoy en día hay más delincuentes que nunca sin tomar en cuenta la cantidad de ellos en relación a la gente que no se dedica a eso, y por supuesto, comparar esa proporción con alguna en el pasado. Un ejemplo inventado: el 15% de la población actual (7 mil millones de personas) se dedica a la investigación, y hace 2000 años, el porcentaje era el mismo, pero el 100% lo conformaban 200 millones de personas. Ahí está, si no tomamos en cuenta una cantidad en relación a otra, podemos confundirnos y pensar que las cosas ahora son peor o mejor que antes (según el caso). Con esto no trato de justificar, por ejemplo, la estupidización de la juventud mediante la industria del consumismo, sino más bien proponer un modo de lograr objetividad a la hora de analizar algo.

 Ahora bien, es importante señalar que la materia de historia en las escuelas es bastante eurocentrista (o al menos en el continente americano y, por supuesto, en Europa, pues no he estado en Irán para ver si allá se toma más importancia a los personajes históricos musulmanes). ¿Esto es bueno o malo? No lo sé, si bien es cierto que les debemos mucho a los europeos, también se lo debemos a otras culturas que no son de ese continente, y con esto de la globalización mucho más aún. ¿Cómo lograr un equilibrio en la enseñanza nacionalista (no en el sentido político sino en el sentido de lo nacional, de poner en contexto lo autóctono por encima de lo extranjero) y la internacionalista?

 Hoy es más difícil que nunca consensuar individualmente qué necesitamos aprender y qué no. Por ejemplo, un peradolescente de una tribu amazónica piensa que necesita saber cazar, relacionarse con los demás miembros, pescar, etcétera; mientras que un preadolescente brasileño que vive en una ciudad piensa que lo más importante es estudiar, salir profesional, tener una familia, etcétera.

 ¿De qué me sirve saber quién fue Napoleón si no sé sobre alimentos saludables para mi metabolismo diario? ¿De qué me sirve saber que Colón llegó a América el 12 de octubre de 1492 si no sé limpiarme el poto? ¿De qué me sirve saber inglés si no pienso abandonar mi país en toda mi vida? Con esto no trato de decir que "historia" sea una asignatura o materia irrelevante en el aprendizaje escolar, sino que hay ciertas prioridades a las que se debería tomar en cuenta. Pero no solo puede que no te sirva esta materia en tu vida diaria, sino que también puede ser al revés, que no te importe vivir poco y que te dediqués a estudiar mucho, a leer mucho. No hay un solo modo de lograr el éxito en la vida, todo depende de qué consideremos como "éxito".

 Y bueno, como van las cosas, parece que nos encaminamos a un mundo completamente globalizado, en el cual se destruya la cultura y se adopte todo lo "pop", y por tanto tendremos que seguir el ritmo de las cosas, valorar todos lo mismo, tener el mismo estilo de vida estructuralmente (estudiar, profesionalizarse, etc.). Esto podría ser un punto a favor de la famosa teoría del Nuevo Orden Mundial, tal parece que es una realidad.

 La historia en sí tiene pinta de ser un tema más que todo para aficionados y eso, pero solo si la estudiamos a fondo, porque si la vemos superficialmente es considerada cultura general, pero eso sería ser un posero, y los poseros son molestos...Pero es importante conocer cómo el ser humano llegó a ser lo que es a lo largo de estos milenios, pero tampoco hay que memorizarlo todo, pero esto, pero lo otro...

 En fin, los aficionados a ella sabemos lo fascinante que es. Fuera de todo contexto escolar, aprender sobre historia (ya sea leyendo o viendo documentales) puede ser una actividad muy atractiva y gratificante. Cada momento por el que pasamos es algo importante en la historia, porque la estamos escribiendo. ¿Te imaginás qué dirán los libros de la misma de acá a 100 años sobre la crisis de Ucrania, por ejemplo? ¿Qué otros movimientos políticos surgirán aparte de la típica dupla capitalismo-socialismo? ¿Será que algún personaje histórico pisa tu casa y esta es mencionada en algún libro? ¿Será que un día cae una bomba atómica cerca de tu ciudad y vos sos el único sobreviviente que puede contar lo que sucedió? ¿Será que lográs grandes cosas y te hacés conocido de acá a 20 años?

 Personalmente, varias veces me ha pasado que me fascina contemplar hasta el más mínimo y temporalmente cercano detalle histórico que observo en algo. Por ejemplo, hace meses, mientras veía Haruhi Suzumiya no Yuutsu, vi que los personajes utilizaban computadoras antiguas (sí, "antiguas" de hace 8 años), las cuales son material histórico valioso tomando en cuenta el contexto del año 2006. ¡Cómo pasa el tiempo! Ya pasaron 25 años de la caída del muro de Berlín, 5 años de la epidemia de la gripe A-H1N1, 20 años del estreno de Sailor Moon, 15 años del estreno de Digimon Adventure, 100 años de la Primera Guerra Mundial, 55 años de la Revolución Cubana, 41 años del asesinato de Salvador Allende, y así sucesivamente...

 Así que el punto no es que la historia sea aburrida, sino que te la hacen ver como tal; sin embargo, el dicho "quien no conoce la historia está condenado a repetirla" tiene mucha validez, y es importante tomarlo en cuenta (ya vimos por ejemplo cómo se repitió la masacre a palestinos de 2009 este año gracias a los ojos ciegos de la ONU). Conocerla es más emocionante de lo que creés; pero esto te lo digo yo, un aficionado, porque al fin y al cabo sobre gustos no hay nada escrito; aunque solo en lo referente a la historia como hobby investigativo, porque como saber obligatorio hay que tomarla en cuenta aunque sea superficialmente, supongo. Me gustaría investigar sobre el tema, pero más que de investigación este blog es de opinión y análisis, así que esto es todo lo que tengo que decir por ahora.