sábado, 8 de noviembre de 2014

La dictadura de la razón



 Utilizo aquí el término "dictadura" para adaptarme a la patética oposición dictadura-democracia extendida globalmente en las diversas lenguas de la humanidad. Entonces, la dictadura de la razón consiste básicamente en la imposición de la razón por encima de la ley, en que se juzgue a todo ser humano por su capacidad para "razonar" o por su capacidad para "seguir la doctrina". La razón principal por la cual decidí escribir esto es que me cago de risa al ver la gran cantidad de atheus (ateos que dan pena ajena, no confundir con los ateos verdaderos) que circulan por Internet, defendiendo a diestra y siniestra la superioridad de su "capacidad de razonar" ante el "adoctrinamiento estúpido" de los religiosos. Y bueno, empezaré con una parábola (?):

 Pedrito, un chico latinoamericano de 16 años al que sus padres le daban todo, sentía una pasión grande por el ateísmo, a tal punto que ejercía la militancia del mismo atacando religiosos por doquier, sobretodo en páginas de Facebook como CNN o RT. Ganaba likes comentando una gran diversidad de noticias, desde aquellas que hablaban sobre cosas apocalípticas hasta las que mencionaban las atrocidades de los terroristas del Estado Islámico  Un día, cansado de tanta estupidez por parte de los religiosos, decidió preguntarle a su madre (también atea):

— Mamá, ¿por qué los religiosos no razonan? ¿Por qué siguen al rebaño como las ovejas que son?

— Porque no quieren aceptar la realidad, hijo mío. Todos sabemos que no existe Dios, que todo lo que existe surgió de la nada (aunque no hayan pruebas científicas concretas de ello), y que por tanto el ser humano prefiere refugiarse en un mundo de mentiras y felicidad en vez de darse cuenta de la cruda verdad y ser amargado.

— ¿Cómo puedo hacerle ver a un religioso lo equivocado que está?

— Ay, hijo, solo diles que lo que dicen son falacias, nada más que falacias. Puedes intentar con cosas como "tu argumento es una falacia ad hoc".

— Pero, mamá, ¿qué significa ad hoc?

— Ni puta idea, hijo, pero es efectivo, créeme.

— Ya veo, y, mamá, ¿por qué la religión crea tantas guerras?

— Porque la religión nos hace ciegos, nos obliga a matar por ella. La religión es la única ideología que nos mueve a hacer el mal sin razonar. la política y otros tipos de ideologías tienen también su grado de violencia, pero centrémonos en la religión porque...Ehh...Porque sí.

— Ok, mamá. Gracias por compartir tu sabiduría.

— Bien, hijo mío. Ahora, repite después de mí: "soy un librepensador".

— Soy un librepensador...

¿Qué es la razón?


 Según la Real Academia Española, la razón es la facultad de discurrir (reflexionar, pensar). El simple hecho de decir que un religioso no razona es una insensatez. Las personas pueden pensar sobre su religión, pensar sobre las máximas figuras de ella, reflexionar sobre la historia de la misma o sus enseñanzas. ¿No es esto suficiente para afirmar que el seguir una religión no implica no razonar? Pues parece que para el típico atheus conformista no, porque para él, leer unas cuántas cosas en Wikipedia ya nos hace "gente que investiga antes de hablar" y "verdaderos amantes de la sabiduría". Veamos, pues, qué dice Wikipedia sobre la razón:

 La razón es la facultad en virtud de la cual el ser humano es capaz de identificar conceptos, cuestionarlos, hallar coherencia o contradicción entre ellos y así inducir o deducir otros distintos de los que ya conoce. Así, la razón humana, más que descubrir certezas tiene la capacidad de establecer o descartar nuevos conceptos concluyentes o conclusiones, en función de su coherencia con respecto de otros conceptos de partida o premisas.

 Se nota que aquí hay algo más complejo que lo que nos propone la RAE, pero también es aplicable al individuo que sigue una religión determinada. Ojo, hay que partir del principio de que la vida de los religiosos no gira en torno a sus creencias, sino que también tienen otras cosas que hacer, otros motivos por los cuales vivir, como toda persona normal.

- ¿Un religioso identifica conceptos? Sí, por ejemplo "Biblia", "Corán", "pecado", "Alá", etcétera. Y fuera de lo que es la fe: "mesa", "silla", "lápiz", "árbol" y demás.

- ¿Un religioso cuestiona conceptos? Sí, por ejemplo al preguntarse un católico quién es Dios, digamos que busca ayuda a un sacerdote y este le responde. Entonces, sea cuan sea la limitación del acceso a la información, podemos afirmar con seguridad que nuestro amigo con dudas es capaz de resolverlas buscando respuestas.  Y en cuanto a lo no-religioso se pueden preguntar qué es un hombre, qué es una mujer, qué es un libro, qué es una casa, etcétera.

- ¿Un religioso halla coherencia o contradicción entre conceptos? Sí, por ejemplo la coherencia del concepto de Paraíso (hacer el bien nos reserva un lugar mejor en la otra vida), la contradicción del concepto de fe (¿creer y no actuar?, ¿creer más que actuar?, ¿actuar más que creer?)...Y fuera de la religión tenemos la coherencia del concepto de manzana (fruta roja y deliciosa), la contradicción del concepto de presidente (¿persona sabia que gobierna al pueblo o mentiroso?)...

- ¿Un religioso puede inducir o deducir otros conceptos de los que ya conoce? Sí, por ejemplo de la paz espiritual de los curas por ser religiosos inducir que uno también puede tener paz espiritual, o de la muerte de un familiar deducir que cometió pecado grave. Y fuera de la religión, de varias cosas que queman porque están calientes (un bombillo, una fogata) inducir que aquello que esté caliente lo puede quemar a uno, o de lanzar una pelota y verla caer deducir que todo lo que se lance al aire tiene que caer.

-  ¿Un religioso puede establecer o descartar conclusiones en función de su coherencia con respecto de premisas? Sí, por ejemplo cuando cambia su concepto de Dios luego de remplazar al del Antiguo Testamento con el del Nuevo Testamento porque leyó primero uno y después otro. O, fuera de lo religioso, cuando de niño piensa que los animales eran eternos y se le muere su mascota, remplaza su concepto de "eternidad del ser vivo" por "vida limitada".

 Bien, habiendo refutado la expresión "los religiosos no razonan", pasaremos a hablar de sus principales críticos: los atheus.

Características de los atheus


◘ No creen en Diosito porque es un amigo imaginario, y los amigos imaginarios no tienen lugar en el mundo de la sabiduría y la razón.

◘ Siguen como dogma a la ciencia, entendiendo por ciencia a todas las leyes que rigen la naturaleza, descubiertas por el hombre a lo largo de la historia y supuestamente sin intervención de las ideas religiosas.

◘ Usualmente son liberales, es decir, están en contra de las ideas del conservadurismo principalmente alentado por la religión. Así, manifiestan ideologías que se inclinan, en cierto grado, por la igualdad de género, la tolerancia a los LGBT, la legalización de las drogas, etcétera.

◘ Atacan más que todo a los católicos, y en algunos casos a los musulmanes. Pero cuando tienen la oportunidad señalan las debilidades (más que obvias) de los testigos de Jehová, evangélicos, etcétera.

◘ Se burlan en exceso de la religión, por ejemplo diciéndole "Yisus" a Jesús.

◘ Les gusta generalizar. Si un religioso comete una mala acción, la atribuyen a su "fe ciega" y "falta de razonamiento, por ser dogmático".

◘ Se creen librepensadores. Cuestionan todo lo que tenga que ver con religión, pero cuando se trata de cuestionar información a favor del ateísmo no hacen nada, aceptan lo que leen sin rechistar.


Cuenta la leyenda que si un atheus se entera que su científico favorito era religioso, su mente explota.

¿Por qué surgen los atheus?


 Hay varias teorías respecto a esto. Algunos dicen que nacen del cruce de una vaca con un chimpancé, otros afirman haber visto una nave alienígena en forma de sombrero y gafas aterrizando en Venezuela y creando un canal de YouTube con el único fin de atacar a la religión. Pero fuera de broma, los motivos por los que alguien puede tener este tipo de comportamiento [atheusismo (?)] dependen de la situación.

 Algo de lo que puedo hablar con certeza es de mi experiencia personal. El año pasado tenía ciertas tendencias que me querían llevar a ser atheus. Creía que la ciencia tenía respuestas a todo, que los seres humanos estábamos destinados a ser dioses en el futuro, que la religión tenía muy pocas cosas positivas, etcétera. Todo esto lo empecé a pensar porque no soportaba tener que sentarme una hora a rezar una novena que ni estaba seguro de que tendría resultados productivos o no, porque me dio coraje enterarme de cómo algunos musulmanes se enfurecían y cometían atrocidades solo porque alguien ofendía sus creencias, porque sentía que ir a misa no me dejaba tiempo para el estrés de tener que hacer la tarea y otras cosas...En fin, eran muchas cosas las que atormentaban mi mente, pero lo cierto es que antes de dejar de ser religioso también pensaba, también razonaba. Si yo vinculo las buenas obras con el Paraíso estoy razonando de una manera; ahora, que mis ideas no vayan de acuerdo con las de un atheus ya es otra cosa.


Un buen atheus es aliado de las minorías, si lo criticás de seguro sos un reggaetonero o belieber.

La ciencia: la herramienta más "poderosa" de un atheus















Los atheus se olvidan de que eran religiosos muchos de los que sentaron las bases para los grandes descubrimientos de la ciencia a la que tanto glorifican.

 En muchas ocasiones, los atheus se autoproclaman abanderados de la ciencia y del progreso de la humanidad, llegando a tales extremos de ignorar la ideología de algunos de sus "héroes", ya que prefieren gastar su tiempo insultando "cleyentes ignolantes" y demostrándoles que "zu dioz no esiste" en vez de investigar más sobre aquello a lo que tanto aman: las grandes personalidades de la historia con conocimiento científico.

 Tenemos al caso de Johannes Kepler, quien, inspirado por Dios, quiso descubrir las leyes que gobernaban la naturaleza e interpretó cómo podrían ser las órbitas de los planetas. Gregor Mendel, considerado por algunos como padre de la genética, era un monje agustino católico. Al Juarismi, un musulmán, es considerado el padre del álgebra.

 Pero claro, no todos los científicos a lo largo de la historia han sido religiosos. También tenemos deístas como Albert Einstein o de inclinación agnóstica como Carl Sagan. Lo que trato de resaltar es que no todo lo que brilla es consecuencia del "magnífico y todopoderoso ateísmo". Sin embargo, tampoco insisto en que la religión haya jugado un papel clave en la vida de todos los científicos con este tipo de creencias, varía dependiendo del caso, ¿si soy religioso y me pongo a programar videojuegos es sí o sí por amor a Dios o porque quiero crear algo interesante?

█ Publicidad gratis █


 Si querés reírte un poco con las bobadas que hacen algunos atheus, te recomiendo seguir estas páginas de Facebook:


 Y hablando de Facebook, encontré un par de comentarios que creo que vale la pena poner aquí (el autor me pidió denominarlo con el seudónimo "Arturo D. Castillo"):



Otras consideraciones



¿Hipocresía, dónde?

 En cierta ocasión, navegando por la web, me encontré con una imagen que decía "ninguna tradición por encima de la razón"; no sabía si reír o llorar. La imagen mostraba a dos personas de color en África, una de ellas le cosía la vagina a la otra, haciendo alusión a la tradición en esa región de coser esa parte de las niñas para evitar que sean violadas. Yo me pregunto, si estas personas que critican las tradiciones están tan preocupadas por las violaciones en África, ¿por qué no se van allá de voluntariado e intentan ayudar en algo?, o como mínimo, ¿por qué no hacen alguna especie de ciberactivismo para propagar el valor de la castidad por todo el mundo? ¿Es más fácil culpar al método que al problema, verdad?

El valor de la religión


 A modo de conclusión, quiero rescatar los valores que nos inculca la religión en nuestra vida diaria como seres humanos. Es cierto que la religión tiene sus desventajas, y ya todos las conocemos, pero precisamente por eso es necesario rescatar aquí lo bueno de ella, ya que todos los días vemos críticas, críticas y más críticas hacia la misma. Es hora de fijarnos en algunas cosas buenas que nos enseñan las creencias religiosas:

- La decencia y la prudencia. Mucha gente, malinterpretando este valor, se queja de que la religión restringe la libertad, pero, ¿eso acaso no lo hace nuestra Sociedad Occidental, promocionando más el libertinaje que la libertad, diciéndonos qué música escuchar, qué ideología tener, además de promover los vicios y los excesos, y oprimiéndonos peor aún de lo que dicen que nos oprime la religión?

- La humildad. El hombre, en su orgullo de querer descubrir todas las leyes que rigen el comportamiento de la naturaleza, a veces se cree la criatura más superior del universo, pero la creencia en un ser superior nos ayuda a calmar esta obsesión de poder que tenemos los seres humanos.

- La tolerancia. El amor al prójimo es algo fundamental a la hora de relacionarnos entre nosotros como miembros de la sociedad (o al menos en una sociedad homogénea, lo cual no implica al mundo entero). Ahora bien, que ciertas personas (y no todas) se dejen cegar por la religión para causar guerras en nombre de ella ya es otra cosa. ¿Si el Estado Islámico comete atrocidades en Medio Oriente y planea expandir sus dominios al resto del mundo, debemos culpar de este fanatismo religioso a todos los musulmanes? No lo creo.

 Yo, en mi propia experiencia pasada religiosa, puedo asegurarte que en ningún momento me dijeron que tenía que matar a otros para honrar a Dios. Tampoco me dijeron que quien no comparta mis creencias era alguien con quien no debía relacionarme bajo ninguna circunstancia. Me siento honrado de haber tenido una educación con valores tradicionales, el catolicismo fue parte de mi vida y no me avergüenzo de ello. ¿Se puede ser una persona con valores aun siendo ateo? Sí, claro que se puede, pero hay ciertos factores históricos que favorecen más a la educación religiosa que a la atea (dependiendo del entorno cultural, claro). De que hay excepciones, las hay.

 Finalmente, te invito a ver estos dos videos (eso sí, están en inglés), hacen reflexionar bastante respecto al tema: