domingo, 18 de mayo de 2014

Lo que más detesto de nuestra Sociedad Occidental

Como decía mi profesora, antes los jóvenes morían por sus ideales, hoy en día mueren por un celular.

No hay forma de represión más sutilmente eficaz para un sistema que la distracción, es preferible mantener al rebaño controlado que andar masacrando a los rebeldes y que luego vengan algunas organizaciones metiches a reclamar por violación a los derechos humanos, ¿no?

Durante estos días, por no decir semanas, he estado queriendo escribir algo, no sé qué, pero algo relacionado con la problemática social, con la sociedad en sí...Pero me distraje, y precisamente me frustra que este estilo de vida tan sistemático y controlado me limita las ideas, sobre esto quiero hablar a lo largo de esta entrada en el blog.

¿No te ha pasado alguna vez que pensás hacer algo importante y productivo (y lo tenés bien definido, sabés lo que vas a hacer) pero luego entrás un rato a Internet y se va todo a la mierda? No digo que Internet no sea productivo, ya que depende de cómo se lo use, por "Internet" me refiero a vagar por ahí, navegar viendo huevadas, ya sea en redes sociales o lo que sea; o como se dice en gringolés: fooling around on the internet.

Pues bien, amigo mío, esta es la forma de represión que vivimos en el siglo XXI. Aunque no es algo nuevo, pues nos encontramos ante un fenómeno relativamente parecido al "pan y circo" de los romanos, con la diferencia de que ahora las empresas son más expertas en esta propaganda. Los gobiernos autoritarios y "malévolos" (si es que la historia oficial no nos miente, aunque seguro que en parte sí) son propios del pasado, hoy en día una dictadura no necesariamente implica agresión contra la población, por ejemplo Kim Jong-Un y Fidel/Raúl Castro, que a pesar de la imagen internacional que tenemos de ellos, seguro que hacen muchas cosas buenas por sus respectivos pueblos.