domingo, 2 de marzo de 2014

La corrupción es el motor que mueve al mundo

Según Wikipedia:

"Corrupción política, en términos generales, es el mal uso público (gubernamental) del poder para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Por esta razón se puede hablar del nivel de corrupción o de transparencia de un Estado."

Sin embargo, yo me voy a referir a la corrupción aquí como algo no político, sino de índole universal, como una actitud de deshonestidad frente a las normas de conducta social, como quebrantamiento de las normas de una comunidad para obtener algún beneficio para uno mismo o para terceros.

El mundo se mueve por la corrupción, todos tenemos un amigo, los amigos son personas cercanas a nosotros a quienes básicamente les deseamos el bien, los amigos están hechos para ayudarse los unos a los otros. Y estoy seguro de que serías capaz de ayudar a tus amigos para que consigan algo que te piden como favor sin importar si eso implica "romper las reglas" cuando las haya.

Digamos, por ejemplo, que estás en una fila para comprar soda en una tienda, de pronto llega tu amigo, y él también quiere comprar una, entonces lo metés en la fila. Eso es corrupción.

Pero no me malentendás, no digo que esto sea malo, sino más bien es algo natural. Lo natural no es bueno ni malo, simplemente es.  Para los no beneficiados, puede ser algo perjudicial o que no sea de su gusto, pero para tu amigo es algo agradable. Estás aprovechando el poder que tenés en cierta situación para colaborar a otros en tomar ventaja. La gente tiene sus "bandos" o "gente de preferencia", es difícil ver a toda la humanidad como un conjunto o con igualdad porque existe "gente conocida" y "gente desconocida", el ser humano le tiene miedo a lo desconocido, por tanto prefiere escoger lo seguro y conocido.

Todos hemos sido corruptos alguna vez en nuestras vidas. Ya sea en un examen dándole las respuestas al compañero de al lado, o en la fila colando a algún amigo como mencioné anteriormente.

¿Alguna vez te has visto siendo juez? Imaginate que juzgan a tu mejor amigo, es una persona importante para vos y no querés que sufra. Su delito: robar. ¿Intentarías por todos los medios evitar que lo declaren culpable o tratarías la situación legalmente sin importar que sea tu amigo, tu hermano del alma, aquel que te ha acompañado en buena parte de tu vida?

No trato de justificar actos corruptos, pero deteniéndonos a pensar y viendo las cosas de un modo realista nos damos cuenta de que a veces es necesario ensuciarse las manos para lograr un objetivo, y no importa lo mucho que luchés por la "justicia" o la "igualdad", siempre habrá algo que no te deja ser fiel a tus ideales, en especial si sos extrovertido y tenés muchos amigos. 

Lo más cercano a una persona justa podría ser alguien introvertido o asocial que tenga pocos contactos, prácticamente ninguno, y que haya consumido bastante material (libros, videos, etc.) que hablen sobre la justicia y demás cosas, de modo que al no tener con quién cometer corrupción siga fiel a sus ideas y luche por una sociedad "justa"; aunque dudo mucho que haya alguien así, sería muy raro y además estoy seguro de que odiarías tener un amigo con tales características, que cuando querrás que te ayude en algo donde tenga que haber corrupción no lo haga.

No importa lo buena que diga ser una persona o lo bien que se hable de alguien, detrás de todas estas sonrisas inocentes y pícaras los seres humanos escondemos algo que unos saben disimular bien y otros se dejan descubrir debido a su torpeza: la corrupción. Ayudarnos los unos a los otros, ayudar a nuestros semejantes, colaborar con nuestros contactos íntimos en todo sin importar las consecuencias, prestarle atención a algunos y despreciar a otros, esas actitudes son algo que todo homo sapiens es capaz de hacer; aunque muchas veces lo hace inconscientemente, y otras, niega la realidad para refugiarse en una utopía "pura y con transparencia" de igualdad, libertad y fraternidad.